Los profesores contra los recortes en Educación

A través de: acampadavalencia.net

 

El 16 de mayo ha marcado el inicio del segundo año del movimiento 15M, pero también otra fecha muy importante: el inicio de la huelga intermitente de los profesores de la Comunitat Valenciana, convocada por los cinco sindicatos de la Mesa Sectorial de Educación (STEPV, FECCOOPV, CSI·F, ANPE i FETE-UGT PV), que han manifestado que la huelga ha tenido un seguimiento de entre el 20 y el 40% del personal docente. Según la Delegación de Gobierno, la marcha prevista para hoy a los pies de Sant Agustí ha contado con mas de  10.000 manifestantes. Mañana día 17, el próximo 22 (coincidiendo con la huelga nacional), así como los días 23, 30 y 31 son las próximas fechas. De hecho, los certificados de calificación de la Escuela Oficial de Idiomas, prevista para el 31 de mayo, también peligra.

El rechazo al Decreto Ley, que recortará las partidas presupuestarias destinadas a Educación, ha sido el caldo de cultivo para convocar esta huelga intermitente que les costará a los profesores, si la secundan en su totalidad, alrededor de 700 euros menos en su nómina de junio. Eso tirando por lo bajo. Pero las medidas que se han aprobado tanto a nivel autonómico como estatal han sido la gota que ha provocado que Valencia haya recibido esta mañana a miles de profesores, muchos llegados también desde las provincias de Alicante (se calcula que han sido fletados alrededor de 30 autobuses), así como de Castellón, Murcia y se decía que incluso de Madrid.

 

El despido de unos 3.000 docentes interinos es una de las principales causas que han movilizado a muchos profesores. Sin embargo, en este colectivo muchos han decidido no sumarse a la huelga pues, según muchos de sus compañeros consultados por Acampada Valencia, tienen miedo. Temor a entrar en las sempiternas listas negras que les acarrearían problemas a la hora de conseguir un traslado, que no les concedan la comisión de servicio (consistente en lograr un centro escolar definitivo por razones personales como, por ejemplo, el cuidado de un familiar enfermo), así como lograr futuras sustituciones. Pero el principal problema es la pérdida de su salario, teniendo en cuenta que serán destinados al Servef en el momento en que acabe el curso, no tendrán derecho a vacaciones pagadas y, además, sus puestos de trabajo peligrarán el próximo curso debido a los brutales recortes en su área.

Hay que recordar que el durante el año lectivo 2012 – 2013 serán necesarios menos docentes debido al aumento del ratio de alumnos por aula y de las horas lectivas, lo que mermará la calidad de la enseñanza pública, según denuncian los sindicatos. Además, las bajas laborales no serán cubiertas a no ser que se trate de más de diez días, por lo que los alumnos tendrán que depender del profesor de guardia de turno, rompiendo lógicamente con el seguimiento regular del temario establecido.

El aumento de las matrículas de las universidades de un 15 a un 100 %, así como la reducción de becas, el endurecimiento de los requisitos para conseguir ayudas al estudio, o la eliminación de las asignaturas optativas que tengan menos de doce alumnos, son otras muchas denuncias de sindicatos y profesores que, a pesar de la difamación que están sufriendo por muchos medios de comunicación, así como la Conselleria d’Educació, aseguran que lo único que quieren es luchar por una educación de calidad y para todos.

Deja tu comentario