ANÁLISIS DE LA EUROZONA: EL PLAN DE RESCATE ESPAÑOL ES YA INEVITABLE.

España tiene una economía colapsada, una implosión del mercado inmobiliario, pérdidas bancarias colosales, y bonos de 10 años a un interés del 7,5%.

(Artículo de The Guardian, 23 de julio de 2012)

La política en Europa consiste sólo en ganar tiempo. Las ideas panorámicas para salvar la moneda única tardarán años en llegar a buen término, no meses, pero la amenaza de colapso es inmediata.

De modo que la actitud a corto plazo se centra en la supervivencia: piensen en el equipo de fútbol que pone  el autobús con el fin de defender un marcador 0-0, o en los bateadores cuyo único objetivo es ocupar la línea cuando su equipo se enfrenta a una derrota en el último día de los partidos eliminatorios.

Por un momento, durante la semana pasada existió la posibilidad real de que los esfuerzos de Europa entre la espada y la pared hubieran tenido éxito. La cumbre del mes pasado tuvo más sustancia que las reuniones previas exentas de contenido, y el rally en los mercados financieros europeos de la semana pasada reflejaba la creencia de que se había hecho lo suficiente para mantener la calma hasta agosto. Sin embargo, esto sólo duró hasta que la Comunidad Valenciana anunció que necesitaba la ayuda financiera de Madrid, ofreciendo así el detonante para la gran venta masiva que se produjo en los mercados y que continuó durante el lunes.

La respuesta del gobierno español fue la de jurar a ciegas en un instante que no había la más remota posibilidad de un rescate en toda regla que implicara al Fondo Monetario Internacional, y la de imponer al día siguiente una prohibición de la venta de acciones en corto. Los mercados no se mostraron convenientemente impresionados ante esta demostración de ineptitud.

Mientras tanto, Grecia caía de nuevo el martes en el punto de mira al esperarse en Atenas la llegada de los funcionarios de la Troika (el FMI, el Banco Central Europeo y la Unión Europea). Grecia se encuentra paralizada por una depresión al estilo de 1930 y, quizá, como era de esperar, está teniendo problemas para cumplir con el programa de austeridad impuesto como parte de su plan de rescate. Parece ser que la Troika amenaza con cortar el salvavidas financiero a Grecia a menos que la coalición de gobierno esté de acuerdo con un extra de dos mil millones de euros en recortes.

De estos eventos se pueden extraer tres conclusiones. La primera es que España se encamina inexorablemente hacia un rescate, probablemente muy pronto. Creer que la promesa de 100 mil millones de euros del paquete de apoyo a los bancos españoles sería suficiente ha resultado ser caer en un truco de ilusionismo.

Este es un país con una economía colapsada, una implosión del mercado inmobiliario, pérdidas bancarias colosales y bonos de 10 años a un interés del 7,5%. La cuestión no es si habrá o no un rescate sino cuán grande será. Con toda probabilidad, de 300 mil millones de euros al menos.

La segunda conclusión es que la trampilla se abre en Grecia. La paciencia alemana con Atenas se ha agotado, y el lunes el FMI se vio obligado a negar que estaba preparando el corte del apoyo financiero. El gobierno griego se enfrenta ahora a elegir entre aceptar una nueva gama de medidas de reducción de la demanda -a la vez contraproducentes y políticamente tóxicas- para poder pagar sus facturas dentro de la zona del euro, o la devaluación y la salida de la unión monetaria. Una salida voluntaria griega sería ideal para Angela Merkel.

Lo que conecta a Grecia y a España es que el enfoque fallido que ha conducido al menor de los dos países hasta el punto de no retorno está siendo juzgado ahora por el miembro más grande y estratégicamente importante del club.

La lección de Grecia es absolutamente clara: recortar el gasto y aumentar los impuestos cuando una economía está en caída libre conduce a niveles más altos, no menores, de la deuda. España está siguiendo a Grecia por el círculo vicioso que comienza con un débil crecimiento y un desempleo creciente y termina con los rescates costosos que hacen más mal que bien.

Donde decía Grecia en agosto de 2011 puede leerse España en agosto de 2012. Los mismos problemas. Las mismas fallidas respuestas. La misma crisis. Sólo que más grande.

Un comentario

  1. Jorge dice:

    Ya que quitais lo que yo pongo por derecho de ser un ciudadano europeo que es Docente de la Lengua EspaÑola en Centro Europa, quitad a Rajoy que os oprime y no a mi que os informo con todo el derecho de un ciudadano libre!

    Eso se llama lo que hace Alemania: “colonizacion economica”, no pudo someter a toda europa en la II Guerra Mundial pero la somete ahora por la via de la opresion financiera mediante los mandatos de la Union Europea y su Parlamento, obligando a cada nacion a abandonarse a su disposicion y por presion conformar la Unidad Europea como pais unico. Mirad el mapa de los paises afectados durante le II Guerra Mundial y el actual mapa de la Union monetaria Europea y vereis que es cierto lo que os digo. Francia y Alemania ya funcionan juntas como en aquellos dias de la guerra.

    ESPAÑA se ha echado hoy a la calle para protestar masiva, pacífica y democráticamente contra los RECORTES del gobierno de Mariano Rajoy (PP) que afectarán a servicios públicos como la Educación o la Salud, así como la SUBIDA DE IMPUESTOS al consumo, aprobada con la mayoría absoluta del Partido Popular, casi en solitario, “en cumplimiento de las condiciones del RESCATE impuestas por Alemania al gobierno de Madrid”.

Deja tu comentario