El ayuntamiento retiene una beca de 24.040 euros a un investigador por deudas de la Universidad

 beca ayuntamientoEl Ayuntamiento de Valencia le concedió la beca Carmen y Severo Ochoa 2012/2013 a Emilio Pardo Marín en la modalidad de «Fomento de la actividad investigadora» que el joven llevaría a cabo en la Universitat de València (UV). Por ello, para que la universidad en cuestión formalizara el contrato que permitiría al joven realizar el trabajo becado, el ayuntamiento debía abonar a la institución 24.040,48 euros brutos, tal como marca el protocolo. Sin embargo, no ha sido así y seis meses después de que el joven aceptara la beca, ni ha recibido un euro ni lo va a recibir, según le comunicó por escrito el Ayuntamiento de Valencia.

Sin embargo, la Universitat de València ha anunciado hoy va a contratar “inmediatamente” al joven. Así lo han explicado fuentes de la UV, que han detallado que la contratación se llevará a cabo “en las mismas condiciones” en la que se iba a desarrollar con la concesión de la ayuda.

Emilio Pardo explicó ayer a Levante-EMV que, cansado de que el dinero no llegara, decidió presentar una solicitud por registro de entrada en la que aseguraba que «tras las gestiones oportunas he averiguado que si el ayuntamiento no ha trasferido los fondos de la beca a la universidad se debe a que la Universitat de València es deudora del consistorio y me solicitaron que presentara este escrito para que, como caso excepcional, se realizara dicha trasferencia». La carta está fechada el 9 de mayo de este año, y tuvo respuesta oficial el pasado 19 de junio.

De esta forma, el documento del Servicio de Emisiones y Recaudación reconoce que la Universitat de València es «deudora de este ayuntamiento» por lo que procede «la compensación de oficio del crédito reconocido con la deuda». «El reconocimiento contable de dicha beca a favor de la Universitat de València habilita a esta entidad para realizar los trámites de contratación del beneficiario de la beca anteriormente indicada, con independencia de que los fondos correspondientes a la misma le sean abonados materialmente o, como ocurriría en este caso, por formalización en virtud de compensación».

Es decir, que el ayuntamiento descuenta de la deuda adquirida con la Universitat de València los más de 24.000 euros de la beca para que sea esta institución la que abone el pago al joven. Y punto.

El expediente reconoce, eso sí, que la concejalía de Educación solicitó el 20 de mayo «que se levante la retención sobre el documento de obligación, por importe de 24.040,48 euros, en concepto de Beca Carmen y Severo Ochoa, en su modalidad de fomento de la actividad investigadora, por entender que el beneficiario de la misma es un tercero y no la propia Universidad». Y ni con esas. El texto que recibe Emilio Pardo niega esta posibilidad y deja en manos de la Universitat de València el dinero que becó el ayuntamiento al joven investigador.

«Me parece vergonzoso»
A Emilio Pardo le parece «vergonzoso» que el conflicto entre las dos Administraciones repercuta en la beca que consiguió con su esfuerzo y dedicación. «Si la beca no sirve para la Universitat de València porque la entidad es deudora del ayuntamiento debería especificarse en las bases y no perderíamos todos el tiempo. Me da vergüenza lo que está pasando. Me parece cutre. No lo entiendo porque yo nada tengo que ver con la deuda. Nadie me comunica nada, hago el trabajo como puedo y cuando me intereso por el tema me explican que ni he recibido el dinero ni lo voy a recibir».

De hecho, el joven está realizando su trabajo sobre «magnetismo molecular» mediante un contrato realizado en su propio grupo de investigación con unos fondos «que nada tienen que ver con la beca concedida por el ayuntamiento y que no se cuanto tiempo más van a durar».

Fuente:Levante

Deja tu comentario