Campaña o todos o ninguno. El año que viene no empezamos la Universidad

huelga indefinida estudiantesdLos aquí firmantes hacemos un llamamiento a los miembros y diversos colectivos que conforman la comunidad universitaria para que no se inicie el próximo curso 2013-2014. Para ello iremos proponiendo una serie de acciones, jornadas y reuniones en septiembre que den paso en octubre a un paro indefinido. Las Universidades públicas, así como el sistema público en su conjunto, llevamos sufriendo permanentes ataques que se concretan en recortes económicos, bajadas salariales, despidos y, en el caso de la universidad, expulsión de los estudiantes con menos recursos.

Esta agresión significa un cambio de modelo hacia una universidad discriminatoria, desigual y todavía más antidemocrática. Un cambio que lesiona el derecho de acceso a la educación y para cuya formulación, además, no se ha tenido en cuenta ni a la comunidad universitaria ni al resto de la sociedad.

La universidad pública nunca ha sido gratuita. Ha estado financiada por nuestros impuestos y por los costes de las matrículas que, aun siendo relativamente bajos, suponían un gran esfuerzo para las familias. El aumento de los precios públicos de las matrículas y el recorte de las becas universitarias suponen una selección injusta del alumnado, porque provoca una discriminación económica que es contraria a los principios de igualdad de oportunidades y de libertad de acceso que rigen el servicio público. Siendo esta situación ya de por sí insostenible, se siguen planteando nuevas subidas de tasas.

Como ciudadanos comprometidos y miembros de la comunidad universitaria (Profesorado, Personal administrativo y de servicios, trabajadores de las contratas y estudiantes) defendemos que la universidad pública tiene que ser de todxs y para todxs. Para ello es necesario dotar de recursos adecuados a las universidades públicas y retirar toda legislación y normativa nacional, comunitaria y de los Consejos de gobierno de las universidades que vaya en contra del sostenimiento de las universidades públicas.

Creemos que solo garantizando que ningún estudiante quede fuera de la universidad por razones económicas, que no haya ningún despido (o no renovación) de personal docente, ni administrativo, ni de las contratas, y que se recuperen los derechos laborales perdidos, podrá sobrevivir una Universidad Pública de calidad.

Llamamos así a los miembros y colectivos de la comunidad universitaria a no comenzar el próximo curso mientras se mantengan estas condiciones indignas que fomentan la desigualdad. Mientras las tasas universitarias y los criterios de asignación de becas sigan discriminando a los más desfavorecidos. Mientras se sigan deteriorando las condiciones laborales y despidiendo a trabajadores universitarios.

Iniciar el próximo curso en las condiciones actuales significa contribuir de facto a la consolidación de este nuevo modelo y por ello proponemos: que se paralice toda la actividad universitaria en octubre y que se inicie, en todos los centros y con todos los integrantes de la comunidad universitaria mediante diversas acciones, un proceso de reflexión, discusión y construcción de la universidad pública que queremos.

O construimos una universidad para todos, o ninguna persona de la comunidad universitaria comenzará el curso 2013-2014 el próximo octubre. O todos o ninguno.

APOYANOS CON TU FIRMA

 

Fuente: http://desobedienciaciviluniversidades.wordpress.com/

Deja tu comentario