El próximo curso tendrá más recortes en profesorado y aulas

Barracones

Los barracones se han convertido en la forma de habilitar aulas en la Comunidad Valenciana

“Nos pillas en un encierro”, se sorprende Javier Parrilla ante la llamada del periodista. Es el presidente de la asociación de padres y madres (AMPA) del colegio Ciutat de Cremona, de Alaquàs, y comparte el encierro en este centro de barracones con otras familias y profesores la tarde del martes por lo que considera una falta de respeto y seriedad de la Administración educativa.

El día anterior, lunes, habían salido de una reunión con su alcaldesa y responsables de la Consejería de Educación, persuadidos de que la eliminación de tres unidades de Educación Infantil que la Administración tenía prevista para el curso que viene “estaba en estudio y no había nada decidido”. Pero la mañana del martes se encontraron en el Diari Oficial de la Comunitat Valenciana (DOCV) con que la consejería suprime las tres unidades de Infantil que contemplaba el borrador de ajuste escolar dado a conocer a mediados de diciembre pasado. En la reunión también estaba representado otro colegio de la misma población, el González Gallarza, al que se le suprimen dos aulas y dos puestos de maestro.

La otra razón del encierro es que no quieren perder “la única línea de entrada que queda al colegio, y que afecta especialmente a numerosas familias que querían matricular a sus hijos de tres años el curso que viene”. La eliminación de las tres aulas implica, asimismo, la supresión de cuatro puestos docentes. “Nosotros somos serios”, apostilla Parrilla, “queremos dialogar y que nos pongan por escrito si va a afectar o no a la continuidad del colegio”.

Familias y profesorado de cerca de 300 colegios públicos de Infantil y Primaria de la Comunidad Valenciana se miraban ayer en el DOCV para comprobar cómo quedaba el catálogo de unidades, puestos de trabajo y otros aspectos de sus centros en el coloquialmente denominado arreglo escolar.

Como ya se preveía en el borrador, la etapa que acusa fundamentalmente la supresión de unidades escolares y profesorado es Infantil. En este periodo se suprimen más de 150 unidades en el conjunto de la red escolar pública. Y solo se crean seis, por lo que el saldo es acusadamente negativo, al contrario que en Primaria, donde se crean 112 unidades y se suprimen 70. Tal cosa supone la eliminación de algo más de 200 puestos de trabajo en Educación Infantil.

Dado que el saldo de puestos de trabajo en Primaria es positivo en 67, según los datos del STEPV, serían 139 los puestos de trabajo estables suprimidos en el conjunto de Infantil y Primaria. Es importante subrayar lo de “estables”. Dado que ningún docente funcionario se va a ir fuera, sino que los afectados serán recolocados en otras plazas vacantes, la supresión afecta sobre todo a la colocación de profesorado interino.

Escola Valenciana hizo los cálculos sobre cómo afecta el arreglo escolar a las líneas en valenciano. La entidad cívica denunció que con la nueva catalogación de unidades escolares, la Consejería de Educación firmaba la sentencia de muerte de cinco escuelas públicas de enseñanza en valenciano. En total, son, según sus cálculos, 136 las escuelas afectadas por la supresión de unidades en valenciano, cinco de las cuales “serán cerradas” a la larga.

En concreto, se refería a los colegios Santa Quiteria de Almassora (Castellón), Mestre Canós, de Castelló de la Plana, Sara Fernández, de Valencia ciudad, el Ciutat de Cremona, de Alaquàs, y L’Arc, de Monòver, en Alicante. En el caso de las 83 unidades que se suprimen en centros de doble línea educativa, “queda por resolver qué unidad pierden, si la de castellano o la de valenciano”. Escola Valenciana califica la resolución de la consejería como “el mayor ataque por parte de un gobierno valenciano a los programas de enseñanza óptimos en los últimos 30 años”.

Los sindicatos STEPV, Fete- UGT y CC OO coincidieron en situar la implantación del distrito único de escolarización y la ampliación de las ratios en el origen de la supresión de unidades y destrucción de puestos de trabajo de este ajuste. El primero, además, denuncia que se están desmantelando los barracones sin construir nuevos centros. FAPA Valencia acusó a la consejería de potenciar la privada con esta planificación.

La Consejería de Educación salió al paso de las acusaciones esgrimiendo sobre todo las 202 unidades escolares (provisionales) que habilitará el curso próximo y que no figuran en el DOCV. Con esa cifra puede decir que “incrementa en 95 las unidades educativas para 2014-15”.

El curso que viene

Educación Infantil. Es la más afectada por el ajuste escolar. Se suprimen 152 unidades de Infantil. Se crean 6, con un saldo negativo de 146 unidades menos.

Maestros de Infantil. Se suprimen 215 puestos de trabajo y se crean solo 9. El saldo negativo es de 206.

Educación Primaria. El descenso de alumnado en Infantil se compensa en Primaria, donde el saldo es positivo en 67 puestos de trabajo.

Habilitaciones. La Consejería habilitará 202 unidades escolares, que no figuran en el DOCV. Tienen carácter provisional, para un curso académico.

Autor: Juan Manuel Játiva, El País Comunidad Valenciana

Deja tu comentario