Miles de personas recorren el Cabanyal para exigir a Barberá que deje de dividir y degradar el barrio

cabayalsalvemlo“No pararemos hasta que El Cabanyal se rehabilite”. Lo dijo el dirigente vecinal Faustino Villora del barrio valenciano y su expresión podría resumir el sentir de unos miles de ciudadanos que este domingo se manifestaron para reclamar un plan de futuro consensuado con vecinos y comerciantes. Se cumplen cuatro años de los últimos derribos ejecutados en la zona en aplicación del Plan Especial de Protección y Reforma (PEPRI), y de la orden del Ministerio de Cultura que paralizó el plan impulsado por la alcaldesa Rita Barberá, del PP, de prolongar la avenida Blasco Ibáñez a través del barrio. “Alcaldesa, póngase a trabajar en un plan de rehabilitación”, reclamó Vicente Guallart, presidente de la asociación vecinal.

Organizada por Salvem el Cabanyal y la Associació de Veïns cabanyal-Canyamelar , la marcha partió pasadas las 12.00 horas desde la calle de La Reina con un claro ambiente festivo y la presencia de ciudadanos, representantes de distintas asociaciones y de los tres grupos de la oposición (PSPV, Compromís y EUPV).

Los asistentes corearon consignas como “el Cabanyal no necesita avenidas”, en referencia a la proyectada prolongación de la avenida Blasco Ibáñez, “Rita ja n’hi ha prou” (Rita, basta ya) y portaban carteles en los que podía leerse “paz a las casas, guerra a los palacios” o la clásica “rehabilitación sin destrucción”.

También se pudieron ver otros lemas como el de “en defensa del espacio público” de la plataforma El litoral per al poble o una larga lista de cosas que “sí necesita el Cabanyal” como “un instituto de secundaria, un centro sociocultural o más limpieza en las calles”, enumeradas por la asociación de vecinos y vecinas Cabanyal-Canyamelar.

Asociaciones sociales de muy variada índole también mostraron su descontento con la situación de “degradación” que vive el barrio, como es el caso de la asociación ‘Craftacabanyal’, que trata de recuperar las labores clásicas del hogar y que reúne, según ha explicado su portavoz, Carmen Sevilla, a varias generaciones de familias. Sus integrantes han acudido a la manifestación con una pancarta realizada mediante patchwork y un mapa del barrio realizado con la técnica de punto.

La portavoz de Salvem el Cabanyal, Maribel Doménech, indicó, en declaraciones a Europa Press que cuatro años después de la Orden Ministerial que paralizó los derribos “no hay ningún movimiento ni intención de asumir la responsabilidad de poner fin a la degradación” que sufre la zona.

“Hemos escrito para que nos recibieran tanto el Ayuntamiento como la Generalitat o el Ministerio”, explicó, aunque precisó que pese a haber recibido respuesta del Ayuntamiento, llevan esperando “desde hace tres meses” a que les den una cita.

Por ello, defendió que esta manifestación era necesaria “porque son cuatro años en que ya se sabe que hay una Orden Ministerial y que el PEPRI es ilegal. Se tiene que dar una solución, es un llamamiento para pedir justicia en el barrio”, ha incidido.

Apoyo de toda la oposición

La portavoz de la plataforma también se refirió a la presencia en la manifestación del secretario general del PSPV, Ximo Puig; el portavoz de Compromís en las Corts, Enric Morera, y la coordinadora de EUPV, Marga Sanz, y recordó que “toda la vida nos han dado apoyo”, por lo que espera que “si alguna vez llegan al poder, realmente se acuerden del compromiso que han tenido con nosotros”. “Yo creo que lo van a tener”, aseveró.

Asimismo, Doménech ha resaltado el carácter “festivo y pacífico” de la marcha, en la que ha habido gigantes, una batukada, un grupo de dolçaina i tabalets y muchos globos en los que se podía leer Salvem el Cabanyal. No se produjo ningún incidente ni hubo ninguna “algarada”, como definió Barberá la convocatoria de manifestación.

Fuente:Elpaís

Deja tu comentario