España perdió un millón de jóvenes en los dos últimos años

Según el Instituto Nacional de Estadística (INE), entre 2012-2013, el descenso de población significó 474.998 personas en su mayor parte por la emigración. Por grupos de edad, los saldos negativos más pronunciados se observan en los tramos de edad de 15 a 19 años (-34.149), de 20 a 24 años (-62.318), de 25 a 29 años (-169.593), de 30 a 34 años (-190.560) y de 35 a 39 años (-18.378).

De las proyecciones demográficas ofrecidas para la próxima década se prevé que “España continuará registrrando un paulatino descenso de la natalidad que se inició en 2009. Así, entre 2011 y 2020 nacerían en torno a 4,4 millones de niños, cifra que sería un 4,7% inferior a la de la década pasada. En 2020 se registrarían 396.417 nacimientos, un 18,1% menos que en 2010”.

Entre 2013 y 2014, el decrecimiento poblacional aumentó en los grupos de edad entre 15 y 39 años. Para el grupo 15 a 19 -24.889 personas, -69.053 (20 a 24 años), -152.228 (25 a 29 años), -231.619 (30 a 34 años) y -46.191 (35 a 39 años). En total, la población en España descendió en 523.980 personas en estos grupos de edad.

Estas cifras, consecuencia en su mayor parte de la emigración forzada por motivos económicos, influyen en la reducción de la tasa de paro. En el segundo trimestre de 2013, el número de desempleados según la encuesta de población activa (EPA) era de 6.047.300 (26.06%). En el segundo trimestre de 2014 la cifra se redujo a 5.622.900 personas (24.47%), lo que significa un descenso de 424.400 desempleados inferior al decrecimiento de la población entre 2013 y 2014 para los intervalos de edad referidos. El escenario macroeconómico previsto por el Ministerio de Economía y Competitividad estableció una previsión del 23,4% para la tasa de paro en 2014, un punto por debajo de la cifra real. En 2011, cuando comenzó la legislatura del gobierno del PP, el paro heredado del gobierno Zapatero se elevaba al 21.6% de la población activa, casi tres puntos menos que en 2014.

Por último, recordar que desde la entrada en vigor de la Ley Orgánica 2/2011 de 28 de Enero, por la que se modificaba el Régimen Electoral General (LOREG), la participación electoral de los ciudadanos españoles en el exterior ha descendido como consecuencia de la introducción del ‘voto rogado’. Sólo un un 1,84% del censo de los residentes en el extranjero (CERA), pudieron ejercer efectivamente el sufragio en las pasadas elecciones europeas de los más de 1,7 millones de personas inscritas en este censo (aproximadamente un 8% del electorado).

Fuente: Tercera Información

Deja tu comentario