Joan Ribó acaba con la prohibición de manifestarse en el Ayuntamiento y Plaza de la Vírgen

El Ayuntamiento de Valencia ha decidido acabar con la prohibición de usar espacios emblemáticos de la ciudad como su plaza y la de la Virgen para actos ciudadanos de protesta o celebración, a través de la modificación de la Ordenanza Municipal Reguladora del Dominio Público en su disposición adicional tercera.

Este apartado de la ordenanza, impulsada por el anterior gobierno del PP, establecía que el uso para actos públicos tanto en la Plaza del Ayuntamiento como de la Plaza de la Virgen quedaba restringido a aquellas iniciativas organizadas por el propio consistorio o en las que colaboraba.

Así lo ha indicado este viernes el primer teniente de alcalde y portavoz del nuevo equipo de gobierno municipal, Joan Calabuig, en la rueda de prensa posterior a la Junta de Gobierno Local. En esta reunión se ha aprobado la moción impulsada por el nuevo ejecutivo local, formado por Compromís, PSPV y València en Comú y presidido por Joan Ribó, para llevar a cabo ese cambio en la Ordenanza Reguladora de Dominio Público.

Calabuig ha destacado que tras pasar por la Junta de Gobierno Local esta medida se llevará al pleno ordinario del mes de julio, que se celebrará la próxima semana, para ser ratificada. Ha recordado que en la anterior legislatura PSPV y Compromís junto con EU manifestaron como miembros de la oposición su rechazado a la disposición de la ordenanza que limitaba el uso de la Plaza del Ayuntamiento y de la Plaza de la Virgen porque consideraban que “conculcaba los derechos ciudadanos e, incluso, rayaba en la anticonstitucionalidad”.

Desde Valencia en Comú se  ha señalado que se considera del mismo modo “inaceptable” la decisión de restringir los usos de esos espacios públicos y así “la presencia de movimientos ciudadanos” en lugares “emblemáticos de la ciudad”.

Asimismo, Calabuig ha resaltado que la medida aprobada por el equipo que presidía la exalcaldesa, Rita Barberá, era una media “claramente ideológica que estaba orientada a restringir la presencia de movimientos ciudadanos” y ha apuntado que se acordó “en un momento en el que entidades como la Asociación de Víctimas del Metro se concentraban en la Plaza de la Virgen” y en el que había “actividades reivindicativas ciudadanas” contra “recortes muy importantes en algunos sectores” o “despidos masivos”.

El portavoz municipal ha subrayado que a partir de la moción aprobada este viernes en la Junta de Gobierno Local “se inician los trámites para la suspensión de la disposición adicional tercera” de la citada ordenanza y que “los ciudadanos recuperarán la calle frente a quienes querían que la calle fuera exclusivamente suya”. “Así la calle volverá a ser de nuevo de los valencianos y las valencianas”, ha afirmado Calabuig.

SEDE DE LA UNIVERSIDAD POPULAR

Por otro lado, el primer teniente de alcalde ha indicado que en la Junta de Gobierno Local se ha acordado atender la “larga reivindicación vecinal” de convertir el Palacio de Ayora, ubicado en el distrito de Algiròs, en sede de la Universidad Popular de Valencia.

Para llevar a cabo esta decisión el consistorio ha convocado “ya un procedimiento abierto –con los pliegos correspondientes–” para acondicionar este edificio a su nuevo uso con una inversión de 368.000 euros.

Deja tu comentario