El Hospital de gestión privada de Alzira atiende de forma «tercermundista» a una mujer en un baño

Una usuaria del servicio de Urgencias del hospital de la Ribera ha denunciado que el pasado martes fue atendida por el servicio de urgencias en un habitáculo que se asemejaba a un cuarto de baño. La mujer, R. D. asegura que se vio obligada a acudir al hospital por un dolor y se encontró que se realizaban obras en esta zona del centro por lo que esperó a ser atendida entre ruidos y golpes de los albañiles La mujer asegura que tras varias horas de espera le llegó el turno y afirma que a partir de ese momento comenzó su «odisea». Relata que el primer contacto con la doctora se produjo en el pasillo, porque debido a las obras no había consultas disponibles. Pero, añade que su sorpresa llegó cuando la hicieron pasar a un baño para el reconocimiento, una situación que la afectada considera «tercermundista».

Señala que en el baño se había instalado una camilla con una sábana para todos los pacientes y que la dejaron durante unos quince minutos junto a su acompañante en esta habitación. Tras la espera, siempre según su relato, la médica volvió a llamarla al pasillo, le recetó varios medicamentos para el dolor y la dio de alta.

La mujer es vecina de Carlet y la alcaldesa de este municipio, Maria Josep Ortega, que es diputada en las Corts Valencianes, aseguró ayer que tiene previsto presentar un escrito a través de la Cámara para que el centro sanitario dé explicaciones por el hecho de que se esté pasando consulta en un baño.

Desde el centro sanitario señalaron que efectivamente se están realizando obras por fases para mejorar el Servicio de Urgencias y preservar mejor la intimidad de sus usuarios. Estas obras, que está previsto que finalicen a finales de mes, afectan actualmente a seis boxes de Urgencias. Sin embargo, se han habilitado seis camas de hospitalización para que sean utilizadas por el Servicio de Urgencias en caso de que sea necesario, por lo que la atención a los pacientes no se ha visto afectada, señalaron las fuentes oficiales. Aunque se han aislado las zonas en las que se está trabajando, es inevitable que, en ocasiones como ha ocurrido esta semana ya que ayer mismo hubo que derribar un tabique, se escuchen los ruidos ocasionados por los albañiles durante su trabajo. Desde el Hospital de la Ribera lamentan las molestias puntuales y que, en ningún momento, están afectando a la asistencia que se presta. El centro matiza que la mujer llegó a Urgencias a las 10.59 horas y, tras valorarla, pasar consulta y realizarle las pruebas pertinentes, recibió el alta a las 13:30 horas. Además, sostienen que el cuarto donde fue atendida, que tiene todos los elementos de un baño, es realmente una sala de desinfección y tratamientos, similar a la de los servicios de Urgencias de otros centros hospitalarios.

Fuente(Levante)

Deja tu comentario