La Generalitat revela listas de palabras prohibidas en valenciano con la anterior Administración

Unas listas determinaban las palabras que resultaban apropiadas y las que era conveniente dejar aparte cuando se realizaban redacciones de carácter oficial. Así lo revelan fuentes de la Conselleria de Educación, desde donde aseguran que empleados públicos fueron advertidos repetidamente durante el mandato de la anterior Generalitat sobre términos que no se podían utilizar, recogidos a lo largo de “dos o tres páginas”.

Lo confirma el director general de Política Lingüística y Gestión del Multilingüismo, Rubén Trenzano. “Cuando llegué aquí me encontré con algo que me duele decir y hacer público como valenciano. La anterior dirección envió a los técnicos, traductores y correctores listas de palabras que no se podían utilizar”, afirma. El titular de esta nueva dirección, que supone una apuesta decidida por la lengua, recuerda que durante las primeras semanas se producían situaciones rocambolescas. “Por ejemplo, los trabajadores venían hasta mi mesa a preguntarme si podían emplear la palabra fins i tot en los escritos”, relata.

RUBÉN TRENZANO: “ALGUIEN SE HABÍA SENTADO Y HABÍA DICHO ESTA SÍ, ESTA NO”

La Policía entra a Canal 9 en busca de pruebas sobre la GürtelEs por ello que decidió reunir a todo el equipo a fin de terminar con esta imposición. “Les dije que había llegado a mis oídos que existían listas de palabras prohibidas, pero que a partir de ahora eso no era mi cometido. Como expertos que son, les di libertad para usar todo tipo de palabras, siempre que se encuentren recogidas en el diccionario”, asegura el responsable, formado en Filología Catalana, cuya finalidad era afianzar la confianza y autonomía del equipo.

Preguntado por la extensión y el contenido de las listas, Trenzano admite desconocerlo en su totalidad, pero confirma que se trataba de “unas cuantas”. El criterio aplicado era “incierto”, puesto que todas eran normativas. “Es por ello que algunos hablan de palabras prohibidas y otros dicen que estaban marcadas ideológicamente”, revela, y añade: “No hay palabras ‘catalanistas’, todas están en el diccionario de la Acadèmia Valenciana de la Llengua (AVL). Alguien se había sentado y había dicho esta sí, esta no”, afirma.

En este sentido, la actual Generalitat no duda en criticar la “inacción” en materia lingüística de la anterior Administración, así como defender el liderazgo de una persona que proviene “del mundo de las lenguas” y guía sus decisiones por “criterios filológicos”. “Somos la primera autonomía que incorpora el término Multilingüe en un órgano de Gobierno que ni siquiera está en el Ministerio”, destaca el propio Trenzano, que zanjaba su entrevista con este medio con una frase clara: “Dejémonos de batallas y pongámonos a trabajar”.

También en RTVV

Si bien siempre se había especulado con una lista de palabras prohibidas en RTVV -se llegó a hablar de hasta 543 vocablos considerados “excesivamente catalanistas” bajo el mandato de Amadeu Fabregat-, lo que parece confirmado es que algunos términos estaban censurados por cuestiones ideológicas. En concreto, durante el tiempo que estuvo en el gobierno Francisco Camps, era preferible evitar asuntos delicados. Es el caso de suborn, indignats o atur, como ya recogió Valencia Plaza en su artículo con motivo del aniversario del cierre.

Algunos ex trabajadores de la televisión y la radio públicas protestaron porque se promoviera expresamente “el uso de castellanismos”, en muchos casos con intencionalidad. Un trabajador de la extinta redacción televisiva llegó a asegurar que el uso del lenguaje “pasó a ser una cuestión de cada periodista” en lugar de una exigencia proveniente de la dirección. “Si una persona estaba más o menos preparada o le interesaba mejorar en el lenguaje, era cosa suya; si no lo hacía, nadie le iba a llamar la atención”, relataba.

Deja tu comentario