PSOE, Compromis y Podemos pactan rebajar el IRPF a 1,5 millones de valencianos y subírselo a los 60.000 más ricos

Más de un millón y medio de valencianos se beneficiarán de la reforma tributaria que el Consell de PSPV y Compromís ha pactado con Podemos, su socio en las Corts. Mientras, 60.000 valencianos, las rentas más altas, pagarán más en 2017. El acuerdo permite aumentar a ocho el número de tramos autonómicos del IRPF y, según los cálculos, lleva aparejado un ahorro de 81 millones de euros para las rentas medias y las que tienen menos ingresos.

puigoltraencuentro--644x362Podemos puso como línea roja para dar su apoyo al presupuesto del Consell la reforma tributaria, que finalmente se ha pactado en términos muy cercanos a lo que proponía el partido morado. En esencia, se incrementa la cuota a partir de los 50.000 euros.

El secretario general de Podemos, Antonio Montiel, sostiene que la modificación se ha realizado según las bases del documento que elaboró la comisión de expertos y, en su opinión, viene a reparar una injusticia histórica que cometió el PP, ya que las rentas medias y bajas de la Comunitat Valenciana pagaban por encima de la media española, mientras las altas lo hacían por debajo de la media. Según Podemos se vulneraba el principio de progresividad porque el peso del impuesto recaía en los niveles de renta más bajos.

El tripartito, que ha pactado una enmienda a la ley de acompañamiento de los presupuestos de 2017, considera que los 81 millones que se liberarán y que no ingresará la Generalitat tendrán un efecto beneficioso en el proceso de reactivación económica.

Además del acuerdo para la reforma fiscal se aumentan también las deducciones fiscales por inversiones en vivienda y aprovechamiento de energía renovables en comunidades de vecinos y también se produce una mejora en las tasas, varias de ellas educativas, que se mantendrán en el mismo importe que en el ejercicio 2015.

El portavoz económico del PP, Rubén Ibáñez, aseguró que el tripartito se suma a la filosofía de los populares de bajar impuestos, aunque denunció que se había producido. El PP niega que una persona que ingrese 30.000 euros vaya a pagar ahora menos. En este punto, el portavoz socialista, Manuel Mata, le acusó de «engañar y marear». Mata sostiene que se produce una bajada impositiva de 81 millones de «una tacada», lo que garantiza que «las clases medias esquilmadas por el PP puedan respirar de otra manera».

Finalmente, todos los grupos políticos. PSPV, Compromís, Podemos y Ciudadanos, excepto el PP, que votó en contra, apoyaron la reforma tributaria en la comisión de Economía celebrada ayer.

Nueva escala autonómica De esta forma, la nueva escala autonómica, que se aplicará en la declaración de la renta de 2017, queda así: para las rentas de hasta 12.450 euros, se aplica un tipo del 10 % ; hasta 17.000 euros, del 11 %; hasta 30.000 euros, del 13,90 %; hasta 50.000, del 18 %; hasta 65.000, del 23,50 %; hasta 80.000, del 24,5 %; 120.000, del 25 % y en adelante, del 25,50 %.

La diputada del PP Eva Ortiz denunció que esas modificaciones suponen en realidad un incremento de la fiscalidad a las clases medias, además de criticar «el sablazo» que, a su juicio, supone el incremento del impuesto de sucesiones y donaciones ya que penalizará a los valencianos que heredan «lo que sus padres han estado ahorrando toda la vida».

Además, la comisión rechazó ayer una propuesta de Ciudadanos para rebajar las tasas universitarias al 10 %, al alegar la diputada de Compromís Mireia Mollà que la prioridad en estos momentos para el ejecutivo autonómico, del que su partido forma parte, es aumentar las becas para aquellos que no pueden acceder a la universidad o tengan problemas para pagarla.

Vía:Levante

diciembre 9, 2016