Un experimento en 22.000 personas muy pobres de Kenia desmonta los peores mitos sobre la renta básica universal: Baja de forma drástica el consumo de alcohol y tabaco y sube el empleo

Maurice Owiti tiene 47 años y trabaja como cuidador en una aldea keniata. En una comunidad tan pobre como la suya, Owiti tiene suerte de tener un empleo. Pero hasta hace algo más de un año, gastarse 20 dólares al mes en tasas escolares para su hijo le suponía todo un esfuerzo.

Entonces llegó una organización benéfica llamada GiveDirectly (‘Da Directamente’) y comunicó a Owiti y a decenas de otros vecinos que percibirían 22 dólares al mes durante los siguientes 12 años. Se trataba de un experimento de renta básica universal, un sistema a través del que la gente recibe un sueldo sin condiciones por el mero hecho de existir.


Así es como funciona el experimento

Ingreso básico a largo plazo: 40 aldeas con destinatarios que reciben aproximadamente $ 0,75 (nominal) por adulto por día, entregados mensualmente durante 12 años
Ingreso básico a corto plazo: 80 aldeas con destinatarios que reciben la misma cantidad mensual, pero solo durante 2 años
Grupo de control: 100 aldeas que no reciben transferencias de efectivo
Más de 16,000 personas reciben algún tipo de transferencia de efectivo, y más de 6,000 recibirán un ingreso básico a largo plazo.


Usan una entidadindependiente para todas las encuestas de investigación, registran públicamente el estudio para mitigar el sesgo de publicación

La renta básica universal como herramienta para reducir la pobreza ha despertado interés en la sociedad y se ha empezado a especular con cómo podría resultar a gran escala. ¿Conduciría a que la gente trabajara más o menos? ¿Se gastaría el dinero de forma inmediata? ¿Y cómo se financiaría?


El mito se desmorona con cada pago
Desde que GiveDirectly lanzara su experimento, Owiti y sus vecinos han ido desmontando de manera pausada y discreta el concepto erróneo que se tiene de la renta universal: es decir, que la gente que reciba dinero gratuitamente dejará de trabajar y tirará el dinero en vicios como el juego, las drogas o el alcohol.

Alguna experiencia anecdótica y toda la investigación empírica que se ha llevado a cabo muestran que la renta básica universal ayuda a la gente a ayudarse a sí misma. Los beneficiarios a menudo usan el dinero para costear la educación de sus hijos, comprar medicinas, reparar sus hogares e invertir en pequeños negocios para promover su desarrollo y riqueza. Aunque algunos utilicen el dinero para comprar lo que los economistas denominan “bienes tentadores”, la mayoría de los beneficiarios desafía el estereotipo de que la gente pobre carece de carácter moral o responsabilidad.


Como suelen decir los defensores de este tipo de sistema, lo que les falta a los pobres normalmente es el dinero. “Si este dinero se le diese a todo el mundo, sería muy bueno”, afirmó el treintañero Edwin Odongo Anyango, uno de los beneficiarios de la renta básica en Kenia, a Business Insider.

Los ingresos de Anyango proceden sobre todo de trabajos manuales. Asegura que el dinero de la renta básica le ha permitido comprar leche más a menudo y costear los gastos escolares de su hijo. Su mujer, quien también se beneficia de la renta básica, ha invertido el dinero en su negocio de venta de ropa de segunda mano. “Este dinero lo que hace es crear esperanza”, afirmaba Anyango. “Y cuando las personas tienen esperanza, están felices”.


Caroline Teti, responsable sobre el terreno de GiveDirectly, trabaja con los vecinos casi a diario para asegurarse de que el experimento se desarrolla sin problemas. El estudio se extendió a mediados de noviembre para incluir a decenas de aldeas y miles de personas más, pero por ahora Teti sólo ha visto a un puñado de beneficiarios que malgasten el dinero.

Pero incluso estos acostumbran a repartir el monto entre gastos prácticos y vicios. “La gente tiene necesidades”, aseguraba. “Especialmente en comunidades pobres como esta, si la gente tiene una renta básica universal va directamente a cubrir dichas necesidades”.


Los abusos son limitados
Agrippa Agida Onywero Krispo, de 40 años, afirmaba que destinaba el dinero a pequeñas reparaciones caseras y calzado nuevo. También lo usó para apostar y grabar un disco de él mismo cantando. Hace poco, su socio le robó el dinero que había invertido en el disco y despareció cuando llegó la hora de vender las copias.

“Creo que tendré más cuidado para mi próximo proyecto”, afirmó Krispo. “No voy a cometer el mismo error, porque pienso en ese dinero que invertí en la producción [del disco] y ahora no puedo recuperar y me enfado un montón”.


Otro estudio sobre renta básica mostraba que los gastos en alcohol y tabaco caían cuando la gente recibía dinero gratis. Al ver ante ellos un futuro mejor, muchos dejan de recurrir a los llamados bienes tentadores para lidiar con su desesperada situación.

Entrevistas con una docena de vecinos de la aldea donde trabaja GiveDirectly señalan que la gente trabaja más desde el inicio del experimento. Pero los resultados de la investigación no son concluyentes. Existe la posibilidad de que futuras investigaciones se encuentren con que los beneficiarios del programa de renta básica universal habían desperdiciado el dinero al ver sus necesidades cubiertas. Pero, por ahora, los hallazgos son esperanzadores. Cuando a la gente que necesita ayuda se le proporcionan los medios para mejorar su vida, el dinero va donde tiene que ir.