El gasto público en sanidad y educación cae a mínimos históricos

El gasto público sanitario y educativo cae a un mínimo histórico del 5,8% y el 3,8 % del PIB, respectivamente, y prevén seguir recortándolo durante los próximos años.

El gasto público sanitario y educativo cae a un mínimo histórico del 5,8% y el 3,8 % del PIB respectivamente. El Gobierno recorta por lo tanto en Sanidad y educación a pesar del crecimiento de la Economía.

El descenso vuelve a poner nuevamente en evidencia que para el Gobierno del Partido Popular, y para Ciudadanos que apoya sus presupuestos, la sanidad y la educación públicas no son ninguna prioridad política, social ni económica.

El gasto en Sanitario del ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad, Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad, es de un 5,8 por ciento del Producto Interior Bruto (PIB), es decir, dos décimas menos que en 2017. Y lo sitúapor primera vez por debajo del 6 por ciento. La media europea sitúa en el 7,2 por ciento. 

El gasto en Educación del Ministerio de Educación y Cultura también perderá peso en porcentaje del PIB, quedándose en un 3’8%, otro mínimo histórico. En 2017, el incremento del presupuesto del Ministerio de Educación fue del 1,7 % y una partida tan significativa como la destinada a becas y ayudas prácticamente se congeló, aunque el crecimiento del PIB fue más del doble.


Estos datos confirman el Plan Presupuestario para 2018 que el Ministerio de Hacienda había enviado a Bruselas la pasada primavera con la actualización del programa de estabilidad para 2017.

España destinó a su sistema público de sanidad un 6,47% del PIB en 2011. Desde entonces el peso de la partida no ha hecho sino reducirse, y el plan de estabilidad de mayo proyectaba más disminución progresiva hasta el 5,57% en 2020.

La Educación, por su parte, contaba al inicio de esta década con el 4,4% de la riqueza nacional, frente al 3,8% previsto para 2018 que bajará hasta el 3,67% en 2020.

La caída progresiva y sin parangón histórico del gasto total de las Administraciones Públicas se entiende observando el total: si en 2011 este presupuesto global representaba el 45,8% del PIB, en 2018 se espera que se reduzca hasta el 40,6%. Dos años más tarde, en 2020, la inversión total de las Administraciones bajará por primera vez del 40% y sólo será del 39% de la riqueza nacional.



Bajando por la cola de Europa

Según datos de Eurostat para 2015, hay 17 países en la UE que destinan a sanidad más porcentaje del PIB que España. La media europea se sitúa en torno al 7,2%, en un ránking que lideran Dinamarca y Noruega al reservar el 8,6% y 8,4% respectivamente para sus servicios públicos de salud. Mientras, España ha rondado el 6,1% del PIB para su sanidad desde 2013, y Montoro confirma ahora que bajará de esos 0,6 euros de cada diez en 2018.

España también ocupa una muy mejorable posición en la cola de países que menos presupuesto destinan a la educación: la media está en el 4,9% del PIB para datos de 2015, cuando nuestro país dedicó el 4,09% en esta partida.

FuenteKaos en La Red

abril 3, 2018