Uno de los jueces pide la absolución de “la manada”: “aunque sea una relación sexual no consentida sus gestos me sugieren excitación sexual”

El magistrado Ricardo González ha emitido un voto  defendiendo la absolución afirmando que “durante una relación sexual no consentida pueda llegar a sentirse una excitación sexual meramente física”

Uno de los tres magistrados que han juzgado a los cinco integrantes de ‘La Manada’, Ricardo González, ha emitido un voto particular contrario al entender que los agresores tendrían que haber sido absueltos por entender que la joven mantuvo relaciones sexuales consentidas con los cinco, dejando caer también que se ha producido un “juicio paralelo” en este caso.

El tribunal condena a nueve años de cárcel a ‘La Manada’ por abusos sexuales


El juez explica que, tras examinar los vídeos grabados por los cinco condenados en el portal de la calle Paulino Caballero y también después de examinar la declaración de la joven. González explica que se pueden ver “movimientos proactivos que sugieren una participación voluntaria por su parte” e, incluso, razona que “me resulta en conciencia imposible afirmar que lo que se está viendo sea una agresión sexual violenta, o que la mujer actúe bajo la influencia de una intimidación que, por más que se pretenda por las acusaciones, no se manifiesta en modo alguno”.

Para el magistrado discrepante, ser violada no es incompatible con poder disfrutar sexualmente de un asalto de esas características: “En función de las circunstancias que concurran puede llegar a darse una verdadera agresión sexual en la que, pese a todo, la mujer llegue a experimentar “excitación” o “placer” meramente físico en algún momento” y señala que, en este caso, “lo que me sugieren sus gestos, expresiones y los sonidos que emite es excitación sexual”.


Explica también el juez que, aún en el supuesto de quese demostrase que la joven no prestó su consentimiento, tampoco podría probarse el dolo en los acusados, que fuesen conscientes de su negativa y se aprovechasen de su estado: exite “una duda más que razonable respecto a que los acusados fueran conscientes, aun cuando se diera por acreditado, que tampoco lo está, que la denunciante se encontraba en la situación de bloqueo o shock que la mayoría de la Sala ha dado por probado, lo que excluiría en ellos una actuación dolosa”.