El PSOE recorta las libertades y derechos en Internet

El PSOE pretende enterrar los derechos y libertades fundamentales que representa una Internet libre y abierta, como había existido hasta ahora y que puede desaparecer el próximo día 12. El martes día 4 José Guirao, Ministro de Cultura tomaba un avión urgentemente hacia Bruselas.


¿El motivo?

Trasladar a los eurodiputados el apoyo “inequívoco” del Gobierno a la Directiva sobre Derechos de Autor en el Mercado Único Digital (sic, de la propia nota de prensa que ha distribuido el Ministerio).

¿Su objetivo?


Presionar a los eurodiputados españoles para conseguir un “voto país”, es decir, que todos ellos, sean del partido que sean, voten sí a la censura y sí al impuesto al enlace, contribuyendo por tanto a convertir a Internet en un engendro sólo comparable al Internet que “disfrutan” en China, donde sólo se permite acceder a lo que el Gobierno quiere que accedan los ciudadanos, eliminando de raiz la libertad de expresión y los derechos fundamentales de la ciudadanía.

Muy nerviosos deben estar en estos momentos los lobbies del copyright para forzar a que un Ministro que no se ha caracterizado por tomar demasiadas medidas en pro de la cultura se desplace a Bruselas de urgencia sólo para presionar.

Y es vergonzoso el desprecio que supone hacia las ideas, opiniones y posiciones políticas de otros diputados y de otros grupos políticos el intentar forzarles a todos a que voten en bloque, como si de un rebaño se tratara. El resto de grupos políticos deberían tomar buena nota de las actitudes y formas de este ministro y de lo que respeta la diversidad política.

Y probablemente mucha gente se esté preguntando: “¿Y el Secretario de Estado para la Agenda Digital dónde está? ¿Qué ha dicho?” Pues la respuesta es muy simple, ni está ni se le espera; de hecho, bien podría apodarse como Francisco Polo I El Prescindible, porque hasta la fecha no ha dicho esta boca es mía. La misma persona que tiró del orgullo, dignidad, decencia y criterio que cualquiera debería tener cuando abandonó su cargo a raíz de las locuras de la Ley Sinde, parece no recordar hoy esos tiempos y permanece silente, como ha estado desde que llegó al cargo, cobrando para no hablar ni molestar.

Después de esto es más importante que nunca que todos los internautas tuiteen y retuiteen en las cuentas de los eurodiputados españoles desde hoy y hasta el día 12 para que le retumben los oídos (o más bien los ojos en este caso) con una expresión muy clara : “LOS ESPAÑOLES NO QUEREMOS CENSURA EN INTERNET!”.

Mas información en:

Home