Nos encontramos en medio de una crisis climática, una extinción masiva de especies, una pandemia sanitaria mundial y una crisis de desigualdad socioeconómica

El sistema actual se esfuerza activamente por resaltar las voces de los más privilegiados a través de una narrativa racista y de salvación de los blancos que retrata a las personas del Sur Global como subdesarrolladas, pobres y sin voz. Los países industrializados del Norte Global han estado haciendo esto durante siglos a través del colonialismo, el imperialismo, la perpetuación de las injusticias sistémicas y su fijación en el crecimiento eterno. Sin embargo, las personas del Sur Global o de las zonas más afectadas no son subdesarrolladas, pobres o sin voz, sino que luchan contra las consecuencias de la colonización y la neocolonización mientras son activamente silenciadas. Son fuertes, intrépidos y conscientes, ya que llevan siglos luchando y abordando la causa fundamental de estas crisis, es decir, los sistemas de opresión e injusticia creados por los más ricos del Norte Global.

Los mismos países más afectados por la crisis climática se encuentran también entre los más afectados por la pandemia del COVID-19. Mientras que los privilegiados del Norte Global tienen una mejor accesibilidad a los recursos para hacer frente a la pandemia, los Pueblos y Zonas Más Afectados (MAPA) se han visto sistemáticamente privados de estos recursos necesarios para la resolución de la crisis sanitaria. La pandemia, además de otros problemas políticos y socioeconómicos de larga data, sigue devastando el MAPA y dificulta la movilización de las comunidades y organizaciones locales por la justicia climática y social. La distribución desigual de las vacunas también está impidiendo a muchos de MAPA participar en importantes procesos de toma de decisiones sobre el clima, como la COP26 que se celebrará este año en Glasgow. Por ello, un paso integral en la búsqueda de una acción climática global e interseccional es apoyar el llamamiento de las comunidades de MAPA para un acceso equitativo a las vacunas. Esto incluye, entre otras cosas, la suspensión de las restricciones de propiedad intelectual sobre las tecnologías de vacunas COVID-19, ya que estas restricciones limitan efectivamente la producción a los fabricantes del Norte Global y, en consecuencia, limitan el acceso de los MAPA a las vacunas que tanto necesitan. Otras prácticas, como el acaparamiento de vacunas por parte del Norte Global, deben ser detenidas inmediatamente, distribuyendo el exceso de vacunas de forma gratuita al MAPA sin ningún tipo de compromiso.


La crisis climática supone una amenaza directa para la seguridad humana. Sólo el año pasado, en 2020, las catástrofes climáticas provocaron 30 millones de casos de desplazamiento interno. Sin embargo, según el derecho internacional, los refugiados climáticos aún no se consideran “refugiados”. En la Convención de Refugiados de 1951, que es un documento legal clave en cuanto a los derechos de los refugiados, no se mencionan en absoluto las razones relacionadas con el clima, lo que impide que las personas que huyen de sus países debido a fenómenos meteorológicos extremos puedan solicitar asilo en otro país. Esto demuestra la falta de preparación del sistema actual, incluso desde el punto de vista legal, para la emergencia climática a la que nos enfrentamos. Además, los refugiados climáticos que vemos hoy provienen de regiones que ya son las más afectadas, no sólo por la crisis climática, sino también por la explotación de los países del Norte Global. Por lo tanto, los refugiados climáticos ya se enfrentaban a desafíos que amenazaban su vida antes de huir de sus países. Luchar por la justicia climática significa abordar estas cuestiones y luchar activamente por un mundo en el que nadie se quede atrás, especialmente los más marginados por el sistema racista actual.

Los pueblos indígenas que han dependido de la naturaleza y de los recursos naturales durante siglos se están viendo muy afectados y amenazados por el cambio climático y la industria de los combustibles fósiles, que les roba sus tierras y borra su cultura para promover la deforestación y destruir el mundo natural. La crisis climática y de biodiversidad está provocando una extinción sin precedentes de la vegetación y los animales locales, y destruyendo ecosistemas enteros. Alrededor del 40% de las especies vegetales del mundo están actualmente en peligro de extinción debido a las emisiones antropogénicas de CO2, que son en su mayoría el resultado de la explotación y quema de combustibles fósiles. La deforestación es actualmente responsable de alrededor del 10% de las emisiones mundiales de CO2. Para lograr la justicia climática debemos proteger el mundo natural de la codicia de las empresas y los gobiernos, convirtiendo el ecocidio en un delito internacional. Para ello, debemos estar junto a los pueblos indígenas, que protegen más del 80% de la biodiversidad mundial, y unirnos en la lucha por sus derechos a la tierra, los recursos y la vida.

El Norte Global es responsable de alrededor del 92% del exceso de emisiones, lo que lo convierte en el mayor contribuyente a la crisis climática y medioambiental a la que nos enfrentamos hoy en día. La explotación histórica de las personas y los recursos en los países del MAPA nos llevó a un calentamiento global sin precedentes, al colapso de los ecosistemas y a una enorme desigualdad, ya que las personas más afectadas en las zonas más afectadas ya están sufriendo el aumento de las sequías, las inundaciones, los deslizamientos de tierra, las olas de calor mortales, el hambre, la falta de vivienda, las enfermedades y mucho más.


Además, muchas de las vías de la Red Cero implican efectos secundarios arriesgados para las poblaciones locales (como la privación de tierras, ya que se necesita un gran número de hectáreas para la reforestación) o simplemente permiten a las empresas y a los gobiernos pagar por proyectos de “eliminación de carbono” (cuya eficacia ha sido ampliamente cuestionada) sin afrontar realmente su responsabilidad con la reducción de emisiones. Necesitamos planes concretos y presupuestos anuales de carbono detallados con hojas de ruta e hitos, no los vagos planes de Red Cero que los líderes mundiales han estado lanzando.

Los últimos estudios han demostrado que el 1% más rico emite más del doble que el 50% más marginado económicamente. Si queremos evitar los peores impactos de la crisis climática y medioambiental, debemos reducir drásticamente nuestras emisiones, lo que significa desprendernos de los combustibles fósiles y poner fin a su extracción, quema y uso, especialmente en el Norte Global.

Un paso integral para abordar la crisis climática es la reimaginación de los flujos financieros en todo el mundo. Cualquier debate sobre la financiación climática comienza con el reconocimiento por parte del Norte Global de su deuda con el MAPA, que proviene tanto de los impactos actuales provocados por la crisis climática, como del saqueo sistémico histórico y actual de los países del MAPA. No basta con que las industrias del Norte Global financien compensaciones “verdes” para alcanzar sus objetivos de cero neto; su deuda climática con el MAPA debe ser pagada mediante reparaciones y apoyo obligatorio a las iniciativas de mitigación y adaptación definidas y dirigidas por las comunidades de primera línea. Además, los peores contaminadores (principalmente del Norte Global) deben ser gravados, y los flujos de dinero de los gobiernos e instituciones financieras a la industria de los combustibles fósiles deben ser reconducidos hacia una transición verde y justa.

Las reparaciones fueron exigidas inicialmente por el movimiento de justicia racial, y por tanto una no puede existir sin la otra. Las reparaciones climáticas implican que aquellos con mayor responsabilidad en la crisis climática deben pagar una compensación al MAPA por los daños y pérdidas de medios de vida, infraestructuras y vidas de las comunidades causadas por los impactos del cambio climático. Centrarse en los fondos de adaptación y dejar que el MAPA decida cómo se utilizarán las reparaciones, lo que empieza por cancelar la deuda de los países del MAPA, es lo mínimo que deben hacer los países del Norte Global para pagar su deuda por los daños y traumas causados en los países del Sur Global.


No podemos permitir que el mundo siga ignorando los impactos sociales de la crisis climática, porque todas las desigualdades sociales se agravan cuando las condiciones climáticas y ambientales impactan en las comunidades locales, golpeando sobre todo a las comunidades ya marginadas como BIPOC, LGBTQ+ y las minorías étnicas.

Debemos unirnos, seguir el ejemplo de los defensores y los trabajadores, amplificar las voces del MAPA y exigir una acción más ambiciosa a los representantes del Norte Global. Juntos lucharemos por un futuro justo en el que nadie se quede atrás, porque nuestras liberaciones están unidas. Las victorias históricas de la acción colectiva han demostrado la necesidad de que la juventud se mantenga unida a la lucha multisectorial e intergeneracional por un futuro mejor para todos; un futuro en el que las personas y el planeta tengan prioridad sobre los beneficios.