Contra el virus capitalista y su sociedad desolada

Lo que precipita tan fácilmente a los hombres hacia los movimientos totalitarios y los prepara tan bien para esa dominación es la creciente desolación en todas partes. Hannah Arendt
“Los guardianes del orden capitalista martillean al unísono que “habrá un antes y un después de esta epidemia”. Pero no hay garantía de que el futuro sea mejor que la situación que prevalecía para la mayoría de la población trabajadora antes de la aparición de Covid-19.

La crisis multidimensional en la que nos han sumido los gobiernos irresponsables es un recordatorio, por si hiciera falta, de que la burguesía y su Estado no se conforman con recuperar con una mano lo que pretenden dar con la otra.

“Cueste lo que cueste”, el gobierno busca proteger los intereses de la patronal a costa de la salud de los explotados. “Estamos en guerra”, es cierto. Pero el conflicto no se limita al ámbito sanitario: es eminentemente político y social.

Cuando, con cierto cinismo, una portavoz saludó a los empleados que iban a trabajar “la pelota en el estómago”, se trataba sobre todo de negar el ejercicio del derecho de desistimiento a aquellos cuyos empleadores aplicaran las llamadas “medidas de barrera”.

Así, los trabajadores que apenas pueden recurrir al teletrabajo -un factor más de desocialización- miden el desprecio de clase del que son objeto, arrojando una dura luz sobre la “distancia social” que les separa del personal de supervisión.


Los autónomos, los autoempresarios, los artistas y otros trabajadores informales que se las arreglan como pueden al margen del sistema salarial regulado pueden comprobar la extrema fragilidad de su poco envidiable situación.

Junto con los parados, los presos, los sin techo y los extranjeros, sienten en sus carnes la exclusión que aterroriza a una clase media celosa de sus ventajas, de su arrogancia, de su lengua y de sus innumerables signos distintivos.

Tras la primera vuelta de las elecciones municipales, la izquierda radical subrayó el “desinterés popular generalizado por esta elección, que se percibió como totalmente inoportuna”. ¿No deberían haber llamado a un boicot activo de esta y todas las elecciones posteriores?

En una repentina audacia, las organizaciones de la región de Île-de-France declararon que “el sindicalismo no puede convertirse en auxiliar del gobierno”. Pero, ¿han hecho algo más los burócratas al avalar el “diálogo social” subvencionado en los últimos años?

Mientras tanto, una revista de extrema derecha se mofa del desorden que se dice que existe en los “barrios obreros”, donde la gente se pelea -literalmente- para defender su filete frente a una carnicería hallal en los suburbios del sur.

Mientras los identitarios aplauden la repatriación de los africanos atrapados en Francia, los xenófobos no dicen nada de los parisinos adinerados que han huido de la capital a sus lujosas casas de provincias.

En cuanto a los fundamentalistas, nos invitan a “ver a través del calvario del coronavirus y de las consecuencias que conlleva para nosotros hoy, la voluntad de Dios”. Alegrémonos, en cambio, del cierre de los lugares de culto y de los recintos deportivos.

El cierre patronal unilateral decidido por las autoridades permite elaborar un inventario de las “actividades esenciales” y, por contraste, de las tareas antagónicas a la satisfacción de las necesidades humanas favorecidas por un modo de producción parasitario.

Un periódico laico informó de que el arte y la cultura se habían convertido explícitamente en algo “no esencial” a los ojos de los partidarios del régimen. Como si la plebe sólo pudiera satisfacerse con pasta industrial o comida en lata.

Ante el desprecio a la universidad y a la investigación, un colectivo reclama “respeto, ética intelectual, transparencia e integridad”, valores todos ellos contrarios a las prácticas feudales-vasalláticas que rigen en este entorno amenazado de desamparo.

La situación no es diferente en los demás sectores de lo que se llama “servicio público” por abuso del lenguaje; esta noción anacrónica desmantelada por la izquierda, privatizada por la derecha, contrarreforma tras contrarreforma, fríamente.

La salud no queda al margen. En quince años han desaparecido decenas de miles de puestos de trabajo y casi 70.000 camas en los hospitales públicos, según un periódico. Pero aplaudir en el balcón no es suficiente para restaurar lo que ha sido destruido y robado.

Los “inconscientes” no son los vagabundos que los drones vigilan o que la policía sanciona. Son los profesionales de la representación que han vendido las conquistas sociales. Son los posers de la protesta los que han multiplicado los callejones sin salida.

Ya no hay nada que esperar de los defensores del radicalismo posmoderno (interseccional, decolonial, animalista, etc.) cuyas tesis han sido barridas por esta explosión que desafía nuestra humanidad común.

En consecuencia, será necesario hacer un balance de las sucesivas derrotas y rechazar, desde ahora, las falsas recetas que han conducido al desastre planetario. La “crisis sanitaria” expresa la crisis del capitalismo y de la democracia representativa, que debe ser rechazada definitivamente.

Sin embargo, hay quien justifica el certificado de salida, que, en toda proporción, recuerda a la libreta del trabajador del Antiguo Régimen o al permiso de viaje bajo la colonización. No es necesario cruzar el punto Godwin…

¿Qué libertad perdida tendremos que lamentar mañana? Aquí y ahora, esta crisis nos permite probar a gran escala los instrumentos de un control social perfeccionado gracias a las nuevas tecnologías. Y todo ello en nombre de nuestra salud.

Porque este calvario revela los miedos soterrados, el grado de alienación y el nivel de pasividad que mantiene la orden de “quedarse en casa” repetida incansablemente por los medios de comunicación y transmitida incluso en nuestros estrechos hogares mediante carteles.

Pero el miedo no nos hace sentir mejor. Ni mucho menos. El aislamiento no abre ninguna perspectiva emancipadora. La atomización está al servicio del poder, de todos los poderes. La propaganda de la ansiedad pretende reforzar la atomización e infantilizar a los adultos que ya están debilitados.

En la radio pública, los oyentes esperan que los expertos les digan lo que está permitido hacer, al igual que los ayunantes preguntan a los imanes lo que está permitido en las emisoras comunitarias durante el mes de Ramadán.

Hora tras hora, las sirenas se hacen más fuertes. ¿Y las miradas cuando te cruzas con un peatón en un barrio desierto? Las máscaras, más numerosas en los rostros a pesar de las existencias vaciadas, desfiguran e instalan la atmósfera de un hospital militar.

El absurdo de un modo de vida sometido a la pandemia estalla a la luz: la contención ha provocado el aumento de las ventas de juguetes sexuales, drogas y armas en Estados Unidos. Por no hablar de la escasez de papel higiénico en los supermercados.

En los sitios de citas se produce un paradójico apresuramiento cuando las citas ya no son posibles, y mucho menos deseadas por los solteros que hace tiempo que no están disponibles, están deprimidos o quemados.

El contacto era sospechoso en nuestros países inclusivos, el contacto se está convirtiendo en criminal. Podemos balancear a nuestro enfermo y geolocalizarlo gracias a aplicaciones que rebajan el morbo a una dimensión lúdica, como cualquier videojuego.

Pero la realidad nos alcanza muy pronto, ya que las “células éticas” ordenan las posibilidades de supervivencia de los pacientes, como en la vecina Italia, y se amplía el “espacio de cortesía” entre cada consumidor.

Para salir del estancamiento, será necesario sin duda, como sugiere una revista china, “operar en este estado perpetuo de crisis y atomización”. Tanto más cuanto que no todo está perdido. Según el principal diario francés, la “unión sagrada” aún no se ha logrado.

Este es su problema, ¡esta es nuestra solución!

Socialismo o barbarie…

Eros o Thanatos…”

Nedjib SIDI MOUSSA – París, 22 de marzo de 2020.

Traducido por Joya

Original:www.socialisme-libertaire.fr/2020/03/contre-le-virus-capitaliste-et-sa