La peste religiosa , Johann Most (1892)

De todas las enfermedades mentales que el hombre ha implantado sistemáticamente en su cerebro, la PLAGA RELIGIOSA es sin duda la más horrible.

Como todo tiene su historia, esta EPIDEMIA no carece de ella. Sólo es una pena que el desarrollo de esta historia no sea del todo bonito. Los antiguos Zeus y Júpiter eran individuos muy decentes, incluso diríamos que bastante ilustrados, si los comparamos con los vástagos trinitarios del árbol genealógico del buen DIOS, que no ceden nada a los primeros en crueldad y brutalidad.

Además, no queremos perder el tiempo con los dioses jubilados o caídos, porque ya no causan ningún daño; en cambio, criticaremos sin respeto a los “hacedores de lluvia” aún en servicio y a los terroristas del infierno.

Los cristianos tienen una “Trinidad”; sus antepasados judíos se contentaron con una “única deidad”; por lo demás, ambos pueblos forman una sociedad muy feliz. El Antiguo y el Nuevo Testamento son para ellos la fuente de toda la sabiduría, por lo que hay que leer estos escritos sagrados a discreción si se quiere conocerlos y así ridiculizarlos.

Examinemos simplemente la historia de estas deidades y veremos que esto bastará para caracterizar todo el asunto. Aquí está la cosa brevemente:

En el principio DIOS creó el cielo y la tierra. Al principio se encontraba en medio de la nada, que debía parecer lo suficientemente triste como para que el propio Dios se aburriera de ella, y como es una minucia que un Dios haga mundos de la nada, creó los cielos y la tierra como un charlatán revuelve los huevos o las monedas de su manga. Más tarde hizo el sol, la luna y las estrellas. Algunos herejes, llamados astrónomos, demostraron hace tiempo que la tierra no es ni ha sido nunca el centro del universo, que no pudo existir antes que el sol, alrededor del cual gira. Estas personas han demostrado que es una auténtica tontería hablar de la luna, el sol y las estrellas después de la tierra, como si la tierra, comparada con éstos, fuera algo especial y extraordinario; todo escolar sabe desde hace tiempo que el sol es sólo una estrella, que la tierra es uno de sus satélites y la luna, por así decirlo, un subsatélite; también sabe que la tierra, en comparación con el universo, está lejos de desempeñar un papel superior; que, por el contrario, es una mota de polvo en el espacio. Pero, ¿se ocupa un Dios de la astronomía? Hace lo que quiere y no le importa la ciencia ni la lógica; por eso, después de hacer la tierra, hizo primero la luz y luego el sol.

Un hotentote sabría perfectamente que, sin el sol, la luz no puede existir; pero Dios… ¡um! no es un hotentote.

Veamos más: la creación había sido perfectamente exitosa hasta ese momento, pero todavía no había vida en la cabaña; y como el creador quería divertirse por fin, hizo al HOMBRE. Sólo que al hacerlo, se desvió de manera particular de su primera forma de proceder. En lugar de hacer esta creación mediante una simple orden, tomó un prosaico trozo de arcilla, modeló un hombre a su imagen y semejanza y le insufló un alma.

Como Dios es todopoderoso, bueno, justo, en una palabra, bondadoso, vio enseguida que Adán (como había llamado a su creación) estaba aburrido hasta la saciedad (tal vez recordaba su propia existencia aburrida en la nada), así que hizo una Eva linda y encantadora.

Seguramente la experiencia le había demostrado que era un trabajo aburrido para un Dios amasar la arcilla, por lo que empleó otro método. Tomó una costilla de Adán y al instante la convirtió en una mujercita; al instante, digo, pues la rapidez no es hechicería para un Dios. La historia no nos dice si la costilla de Adán fue sustituida posteriormente o si tuvo que conformarse con las que le quedaban.

La ciencia moderna ha establecido que los animales y las plantas, formados al principio de células simples, han adquirido poco a poco en el curso de millones de años sus formas actuales; ha establecido además que el hombre no es más que el producto más perfecto de este largo y continuo desarrollo, y que no sólo no hablaba hace unos cien mil años, y estaba muy cerca del animal, en el sentido de la palabra, sino que debe haber descendido de los animales del orden más bajo, debiendo rechazarse todas las demás suposiciones. A partir de esto, la historia natural nos hace considerar a Dios en su fabricación de hombres como un ridículo fanfarrón; pero ¿de qué sirve todo esto? No se puede jugar con Dios.

Tanto si estas historias tienen un sello científico como si no, ordena que se crean; de lo contrario, mandará a buscarte por el diablo (su competidor), lo que debe ser muy desagradable. Porque en el infierno no sólo hay llanto y continuo crujir de dientes, sino que, mejor aún, arde un fuego eterno, un gusano incansable te roe, y hay un fuerte olor a azufre y brea en ese lugar.

Ahora bien, según esto, un hombre sin cuerpo, es decir, sin alma, se asaría; la carne que no tiene se asará, los dientes que ya no tiene seguirán rechinando; llorará sin ojos y sin pulmones, el gusano roerá sus huesos que hace tiempo se han convertido en polvo, olerá un olor sulfuroso sin nariz, ¡¡¡y todo esto eternamente!!! Una historia extraña.

Dios, como él mismo dice en su crónica, la Biblia, una especie de autobiografía, es excesivamente caprichoso y ávido de venganza; en fin, un déspota de primer orden.

Tan pronto como Adán y Eva fueron creados, tuvieron que ser gobernados; Dios emitió un código, cuyo contenido categórico es el siguiente: “No comerás del fruto del árbol del conocimiento. Desde entonces, no ha habido tirano, coronado o no, que no haya lanzado también esta defensa a la cara del pueblo. Pero Adán y Eva no obedecieron este mandato; fueron inmediatamente expulsados (como vulgares socialistas) y condenados, ellos y sus descendientes, para siempre a los trabajos más duros. Además, a Eva se le quitaron sus derechos y se convirtió en la sierva de Adán, a quien debía obedecer. En cualquier caso, ya estaban bajo la supervisión de la alta policía divina.

Ciertamente, el propio Lehman [7] no fue tan lejos en su despotismo, pero ¿no es Dios su superior?

La severidad de Dios hacia los hombres no servía para nada, al contrario; cuanto más aumentaban, más lo cansaban. Podemos hacernos una idea de la rapidez de su propaganda cuando leemos la historia de Caín y Abel; cuando este último fue asesinado por su hermano, Caín se fue al extranjero y tomó una esposa. El buen señor no nos dice de dónde procedía este país extranjero y las mujeres que contenía; lo cual, por cierto, no es sorprendente; es muy posible que se haya olvidado de ello mientras estaba sobrecargado de trabajo de todo tipo.


Finalmente, la medida estaba llena; Dios resolvió exterminar a la raza humana en el agua. Sólo eligió a una pareja para hacer un último intento; no tuvo tanta suerte, a pesar de toda su sabiduría, pues Noé, el líder de los supervivientes, resultó ser un gran swinger, divirtiéndose con sus hijos…

¿Qué bien puede salir de una familia así?

La raza humana se extendió de nuevo y produjo pobres pecadores. El buen Dios habría muerto de cólera divina al ver que todos sus castigos ejemplares, como la destrucción de ciudades enteras por el fuego y el azufre, no servían para nada. Así que resolvió exterminar a toda esa escoria, cuando un acontecimiento extraordinario le hizo cambiar de opinión, pues de lo contrario se habría hecho con la humanidad.

Un día apareció un tal Espíritu Santo. Esta última era como la doncella del forastero [8]: nadie sabía de dónde venía. La escritura de la Biblia, es decir, Dios mismo, sólo dice que él mismo es el Espíritu Santo. Por lo tanto, estamos tratando por el momento con un Dios en dos unidades. Este Espíritu Santo tomó la forma de una paloma y se encontró con una oscura mujer llamada María. En un momento de dulce efusión la cubrió con su sombra, y he aquí que ella dio a luz un hijo, sin que esto, como dice la Biblia, afectara a su virginidad. ¡Entonces Dios se llamó a sí mismo Dios padre, al tiempo que aseguraba que era uno no sólo con el Espíritu Santo sino también con el Hijo! Consideremos esto bien: El padre era su propio hijo, el hijo su propio padre, ¡y ambos juntos eran el Espíritu Santo! Así se formó la Santísima Trinidad. – Y ahora, pobre cerebro humano, mantente firme, porque lo que sigue podría ponerte de cabeza.

Sabemos que Dios padre había resuelto exterminar a la raza humana, lo que apenó mucho a Dios hijo; entonces él (el hijo, que, como sabemos, era el padre) tomó todo sobre sí, y para apaciguar a su padre (que era al mismo tiempo el hijo), se hizo crucificar por aquellos a quienes quería salvar del exterminio. Este sacrificio del hijo (que es uno con el padre) agradó tanto al padre (que es uno con su hijo), que promulgó una amnistía general que todavía está vigente en parte.

En primer lugar el dogma de la recompensa y el castigo del hombre en el otro mundo. Hace tiempo que se ha demostrado científicamente que no hay más vida independiente que la del cuerpo, y que el alma -lo que los charlatanes religiosos llaman alma- no es más que el órgano del pensamiento (cerebro) que recibe impresiones a través del órgano de los sentidos, y que por tanto este movimiento debe cesar necesariamente con la muerte corporal. Pero a los enemigos acérrimos de la inteligencia humana no les importan los resultados de los experimentos científicos más que para evitar que penetren en el pueblo. Así predican la vida eterna del alma. Ay de él en el otro mundo si el cuerpo en el que habitaba aquí en la tierra no siguiera puntualmente las leyes de Dios. Porque, como aseguran estas personas, Dios, que es todo bueno, todo justo y también muy fino, se ocupa de todos y cada uno de sus pecadillos y los registra en sus actos universales (¡qué control y contabilidad!). Además, a veces es cómico en sus exigencias. Escuche en su lugar:

Mientras desea que los recién nacidos sean rociados con agua fría (bautizados en su honor a riesgo de coger un resfriado), mientras experimenta un placer inaudito cuando numerosas ovejas creyentes balan sus letanías y los más celosos de su partido le cantan sus piadosos himnos sin interrupción, solicitándole toda clase de cosas posibles e imposibles ; mientras se mezcla con las guerras sangrientas siendo alabado y adorado como el Dios de las batallas; se pone colorado cuando un católico come carne en viernes o no se confiesa regularmente. También se enfada si un protestante desprecia los huesos de los santos; las imágenes y otras reliquias de la Virgen, recomendadas por la Iglesia católica, o si alguno de los fieles no hace su peregrinación anual, con la espalda doblada, las manos juntas y la mirada dirigida al cielo. Si un hombre muere como un pecador empedernido, el buen Dios le inflige un castigo al lado del cual todos los golpes del garrote y del mortero, todos los tormentos de las cárceles y del destierro, todas las sensaciones de los condenados en el cadalso, todos los tormentos inventados por los tiranos, parecen un cosquilleo agradable. Este buen Dios supera en crueldad bestial a todas las cosas más canallas que pueden ocurrir en la tierra. Su casa de detención se llama infierno, su verdugo es el diablo, sus castigos duran para siempre. Pero para los delitos menores y con la condición de que el delincuente muera católico, concede el indulto tras una estancia más o menos larga en el purgatorio, que se distingue del infierno, igual que en Prusia se distingue la cárcel de la casa de fuerza.

Aunque en dicho purgatorio se mantiene una buena hoguera, sólo se establece para una estancia relativamente corta y su disciplina no es muy estricta. Los llamados pecados mortales no son castigados por el purgatorio sino por el infierno. Y entre ellas debemos contar la blasfemia de palabra, de pensamiento y por escrito. Dios no sólo no tolera la libertad de prensa y de expresión, sino que prohíbe y proscribe los pensamientos no articulados que puedan desagradarle. Los déspotas de todos los países y de todas las épocas están en el banquillo de los acusados; son superados en la elección y duración de sus castigos. Así que este Dios es el monstruo más espantoso que uno pueda imaginar. Su conducta es tanto más infame cuanto que es necesario creer que el mundo entero, que la humanidad está regulada en todos sus actos por su divina providencia.

Por lo tanto, maltrata a los hombres por acciones de las que él mismo es el inspirador; ¡qué amables son los tiranos de la tierra de los tiempos pasados y presentes comparados con este monstruo! Pero si a Dios le agrada que un hombre viva como un hombre de Dios, entonces lo maltratará y torturará aún más después de su muerte, pues el paraíso prometido es aún más infernal que el infierno. Allí no hay ninguna necesidad, al contrario, siempre se está satisfecho sin ningún deseo que preceda a la satisfacción de esta necesidad.

Pero como no se puede imaginar ningún disfrute sin un deseo seguido de su realización, la morada celestial será muy estúpida. Allí uno está eternamente ocupado en la contemplación de Dios; siempre se tocan las mismas melodías en las mismas arpas, se canta continuamente el mismo hermoso himno, que, aunque no es tan aburrido como Malboroug s’en va-t-en guerre, apenas es mejor. Es el aburrimiento en su máxima expresión. Una estancia en una celda aislada sería ciertamente preferible.

No es de extrañar que los ricos y poderosos que pueden permitirse el paraíso en la tierra no exclamen riendo, con Heine, el poeta:

Dejamos el paraíso

Por los ángeles y los pierrots.

Y, sin embargo, son precisamente los ricos y los poderosos quienes mantienen la religión. Seguramente esto forma parte del trabajo. Incluso es una cuestión de vida para la clase explotadora, la burguesía, que el pueblo esté embrutecido por la religión. Su poder sube o baja con la locura religiosa.

Cuanto más se aferra un hombre a la religión, más cree. Cuanto más cree, menos sabe. Cuanto menos sabe, más estúpido es. Cuanto más estúpido es, más fácil se deja gobernar.

Esta lógica era conocida por los tiranos desde tiempos inmemoriales, por lo que siempre se aliaban con el sacerdote. Si surgía alguna disputa entre estos dos tipos de enemigos del hombre, se trataba, por así decirlo, de una fútil disputa doméstica sobre quién tendría el control. Todos los sacerdotes saben que su papel se acaba cuando dejan de ser apoyados por millones. Los ricos y poderosos también son muy conscientes de que el hombre sólo se dejará gobernar y explotar cuando los cuervos, independientemente de la iglesia a la que pertenezcan, hayan conseguido implantar en las masas la idea de que nuestra tierra es un valle de lágrimas, cuando les hayan infiltrado la sentencia de respetar la autoridad, o cuando les hayan engatusado con la promesa de una vida más feliz en el otro mundo.

Windhorst, el jesuita por excelencia, dejó una vez bien claro, en el fragor de una pelea parlamentaria, lo que los embaucadores y charlatanes del mundo piensan sobre este tema:

Cuando la fe se extingue en el pueblo”, dijo, “¡ya no puede soportar su gran miseria y se rebela!
Esta frase era clara y debería haber hecho reflexionar a muchos trabajadores. Pero, por desgracia, muchos de ellos son tan estrechos de miras, gracias a la religión, que oyen las cosas más simples sin entenderlas.

No en vano los sacerdotes, es decir, los gendarmes negros del despotismo, se han esforzado en frenar la decadencia religiosa con todo su poder, aunque, como es sabido, se ríen entre ellos de las tonterías que predican por una buena cuota.

Durante siglos, estos descerebrados han gobernado a las masas mediante el terror, ya que, de lo contrario, la locura religiosa habría terminado hace tiempo. El calabozo y las cadenas, el veneno y el puñal, la horca y la espada, la emboscada y el asesinato, en nombre de Dios y de la Justicia, han sido los medios empleados para el mantenimiento de esta locura, que será una mancha en la historia de la humanidad. Miles de personas han sido quemadas en la hoguera en nombre de Dios por atreverse a cuestionar el contenido de la Biblia. Millones de hombres se vieron obligados en largas guerras a matarse entre sí, a devastar países enteros y a abandonar estos mismos países con la peste después de haberlos saqueado e incendiado para mantener la religión. Las torturas más refinadas fueron inventadas por los sacerdotes y sus acólitos, cuando se trataba de devolver a la religión a quienes ya no tenían el temor de Dios.

Un hombre que lisia los pies y las piernas de sus semejantes es llamado criminal. ¿Cómo llamamos a un hombre que atrofia el cerebro de otro y, cuando esto no conduce al fin deseado, incluso hace que el cuerpo perezca lentamente con refinada crueldad?

Es cierto que estos seres ya no pueden entregarse a su bandolerismo como en el pasado, aunque todavía abundan los juicios por blasfemia; en cambio, ahora saben cómo colarse en las familias, influir en las mujeres de las mismas, acaparar a los niños y abusar de la enseñanza impartida en las escuelas. Su hipocresía ha aumentado en lugar de disminuir. Se hicieron cargo de la prensa cuando se dieron cuenta de que no era posible deshacerse de la imprenta.

Hay un viejo proverbio que dice: “Donde ha pasado un sacerdote, la hierba no vuelve a crecer en diez años”, lo que quiere decir que cuando un hombre está bajo la garra de un sacerdote, su cerebro ha perdido sus facultades de pensar, sus engranajes se han detenido y las arañas tejen sus telas. Es como la oveja que está mareada. Estos desgraciados han perdido el propósito de la vida, y lo que es aún más lamentable es que forman la mayor parte de los antagonistas de la ciencia y la luz, de la revolución y la libertad. Uno los encuentra siempre dispuestos, en su obtusa estupidez, a ayudar a los que quieren forjar nuevas cadenas para la humanidad o a ayudar a los que quieren poner obstáculos al progreso cada vez mayor. Ahora, por lo tanto, al tratar de curar a los enfermos, uno no sólo está haciendo una buena obra para sí mismo, sino que también está en el proceso de desarraigar un cáncer que está carcomiendo a la gente y que debe ser totalmente destruido, si se quiere que la tierra se convierta en el hogar de los hombres y no en un patio de recreo para los dioses y los demonios, como ha sido hasta ahora.

Por lo tanto, arranquemos las ideas religiosas del cerebro, ¡y abajo los curas! Estos últimos suelen decir que el fin justifica los medios. Pues bien, utilicemos también este axioma. Utilicemos también este axioma contra ellos. Nuestro objetivo es la liberación de la humanidad de toda esclavitud, del yugo de la servidumbre social así como de los grilletes de la tiranía política, pero también sacar a esta misma humanidad de la oscuridad religiosa. Todos los verdaderos amigos de la humanidad deben reconocer como correctos todos los medios para la realización de este alto propósito y deben ser practicados en cada oportunidad conveniente.

Por lo tanto, todo hombre antirreligioso comete una negligencia del deber cuando no hace todo lo que puede diariamente y a todas horas para matar la religión. Todo hombre liberado de la fe que omita combatir a la escoria donde y cuando pueda es un traidor a su partido. En todas partes la guerra, la guerra al máximo contra este engendro negro.

Excitemos contra los corruptores e iluminemos a los ciegos. Que todas las armas sean buenas para nuestra causa, tanto la burla acerba como la antorcha de la ciencia, y donde estas últimas armas queden sin efecto, pues empleemos argumentos más fáciles: que ninguna alusión a Dios y a la religión quede sin respuesta en las asambleas donde se discuten los intereses del pueblo. Así como el principio de la propiedad y su sanción armada, el Estado, no pueden encontrar un lugar en el campo de la revolución social, -lo que está fuera de este campo es naturalmente reaccionario-, la religión o cualquier cosa relacionada con ella no tiene lugar allí. Y que se sepa que cuanto más quieran mezclar su cháchara religiosa con las aspiraciones de los trabajadores, por muy respetables que parezcan, por muy buena reputación que tengan, son personajes peligrosos. Cualquiera que predique la religión en cualquier forma sólo puede ser un tonto o un bribón. Estos dos tipos de personas no tienen ningún valor para el avance de una cosa que sólo puede lograr su objetivo si está segura de la sinceridad de sus combatientes.

La política oportunista es, en este caso, no sólo un mal sino un crimen. Si los trabajadores permiten que unos cuantos sacerdotes se entrometan en sus asuntos, no sólo serán engañados, sino traicionados y vendidos.

Así como es lógico que el proletario luche principalmente contra el capitalismo y, por lo tanto, se proponga también la destrucción de su mecanismo forzoso, el Estado, también es lógico que la Iglesia reciba también su parte en esta lucha, pues no puede quedar al margen: la religión debe ser sistemáticamente destruida en el pueblo, si éste quiere volver a la razón sin la cual nunca podrá conquistar su libertad.

Propongamos algunas preguntas para los necios y, en otras palabras, para los que han sido atontados por la religión, en la medida en que parecen corregibles. Por ejemplo:

  • Si Dios quiere ser conocido, amado y temido, ¿por qué no se muestra?
  • Y si es tan bueno como dicen los sacerdotes, ¿qué razón hay para temerle?

  • Si lo sabe todo, ¿por qué le molestamos con nuestros asuntos privados y nuestras oraciones?

  • Si está en todas partes, ¿por qué construir iglesias?

  • Si es justo, ¿por qué pensamos que va a castigar a los hombres creados por él llenos de debilidad?

  • Si los hombres hacen el bien sólo por una gracia particular de Dios, ¿qué razón tendrá para recompensarlos?

  • Si es todopoderoso, ¿cómo puede permitir la blasfemia?

  • Si es inconcebible, ¿por qué deberíamos preocuparnos por él?

  • Si el conocimiento de Dios es necesario, ¿por qué permanece en la oscuridad? etc., etc.

Ante tales preguntas el hombre creyente se queda sin palabras. Pero todo hombre pensante debe admitir que no hay una sola prueba de la existencia de Dios. Además, no hay necesidad de una deidad. Un Dios fuera o dentro de la naturaleza no es necesario cuando se conocen las propiedades y reglas de la naturaleza. Su finalidad moral no es menos nula.

Hay un gran reino gobernado por un gobernante cuya forma de actuar trae el desorden a las mentes de sus súbditos. Quiere ser conocido, amado, honrado, y todo contribuye a confundir las ideas que la gente tiene de él. Los pueblos sometidos a él sólo tienen las ideas sobre el carácter y las leyes de su soberano invisible que les comunican sus ministros; por otra parte, admiten que no pueden formarse ninguna idea de su amo, que su voluntad es impenetrable, sus opiniones e ideas esquivas; sus servidores no se ponen nunca de acuerdo sobre las leyes que han de darse en su nombre y las anuncian en cada provincia de manera diferente; se insultan y se acusan mutuamente de engaño.

Los edictos y leyes que supuestamente dan son confusos; son rebuscadas que no pueden ser entendidas ni adivinadas por los súbditos a los que deberían servir de instrucción. Las leyes del monarca oculto necesitan ser aclaradas y, sin embargo, quienes las explican nunca se ponen de acuerdo entre ellos; todo lo que saben contar sobre su soberano oculto es un caos de contradicciones; no dicen una palabra que no pueda ser inmediatamente contradicha y acusada de falsedad.

Dicen que es extremadamente bueno y, sin embargo, no hay hombre que no se queje de sus decretos.

Se dice que es infinitamente sabio y, sin embargo, todo en su administración parece ser contrario a la razón y al sentido común. Su justicia es alabada, y los mejores de sus súbditos suelen ser los menos favorecidos. Se dice que lo ve todo y, sin embargo, su presencia no pone nada en orden. Se dice que es amigo del orden, y sin embargo todo en sus estados es confusión y desorden. Lo hace todo por sí mismo, pero los acontecimientos rara vez responden a sus planes. Lo ve todo de antemano pero no sabe lo que va a pasar. No se deja ofender en vano y, sin embargo, tolera las ofensas de los demás. Se admiran sus conocimientos y la perfección de sus obras, pero éstas son imperfectas y efímeras. Crea, destruye, corrige lo que ha hecho sin estar nunca satisfecho con su obra. Busca en todas sus empresas sólo su propia gloria, sin lograr sin embargo el objetivo de ser alabado en todo y en todas partes. Sólo trabaja por el bienestar de sus súbditos… pero la mayoría carece de lo necesario para vivir. Aquellos a los que parece favorecer más son, por lo general, los menos contentos con su suerte: se les ve alzarse contra un señor cuya grandeza admiran, cuya sabiduría alaban, cuya bondad honran, cuya justicia temen, y cuyos mandamientos santifican pero nunca siguen.

Este reino es el mundo, este soberano es Dios: estos siervos son los Sacerdotes, los hombres son los súbditos. ¡Bonito país! El Dios de los cristianos, sobre todo, es un Dios que, como hemos visto, hace promesas sólo para incumplirlas, propaga la peste y la enfermedad sobre los hombres sólo para curarlos; un Dios que creó a los hombres a su imagen y semejanza y, sin embargo, no se responsabiliza del mal; que vio que todas sus obras eran buenas y pronto comprobó que no valían nada; que sabía que los dos primeros seres comerían del fruto prohibido y, sin embargo, por ello castiga a todo el género humano. Un Dios tan débil que se deja engañar por el diablo, tan cruel que ningún tirano de la tierra puede compararse con él. Así es el Dios de la mitología judeocristiana.

El que creó a los hombres perfectos, pero no se ocupó de que siguieran siendo perfectos; el que creó al diablo sin poder dominarlo, es un despojo que la religión califica de soberanamente sabio; para ella, el todopoderoso es el que condenó a millones de inocentes por la culpa de uno, el que exterminó a todos los hombres mediante el diluvio, con excepción de unos pocos que reformaron una raza tan mala como la primera; el que hizo un cielo para los tontos que creen en los Evangelios, y un infierno para los sabios que lo repudian.

Aquel que se creó a sí mismo por el Espíritu Santo; que se envió como mediador entre él y los demás; que, despreciado y burlado por sus enemigos, se dejó clavar en una cruz como un murciélago a la puerta de un granero; que se dejó enterrar, que resucitó de entre los muertos, descendió a los infiernos y ascendió vivo a los cielos, donde se sentó a su misma derecha para juzgar a los vivos y a los muertos, cuando ya no habrá más vivos, el que hizo todo esto es un charlatán divino. Es un tirano espantoso cuya historia debería escribirse con sangre, pues es la religión del terror. Fuera la mitología cristiana. Fuera un Dios inventado por los sacerdotes de la maldita fe que, sin su importante nada, con la que todos se explican, ya no se revolcarían en la abundancia, ya no predicarían la humildad mientras ellos mismos viven en la soberbia, sino que se precipitarían en el abismo del olvido. Lejos de nosotros, cruel trinidad, el padre asesino, el hijo antinatural y el voluptuoso Espíritu Santo. Fuera de nosotros todos esos fantasmas deshonrosos, en cuyo nombre los hombres se degradan al nivel de miserables esclavos, y que son enviados por el poder omnipotente de la mentira desde las penas de esta tierra a las alegrías del cielo. ¡Lejos de nosotros todos aquellos que, con su santa locura, son los estorbos de la felicidad y la libertad! Dios es un reviniente inventado por charlatanes refinados, por medio del cual los hombres han sido asustados y tiranizados hasta ahora. Pero el fantasma se desvanece en cuanto es examinado por la sana razón, las masas engañadas se indignan por haber creído durante tanto tiempo y echan en cara a los sacerdotes estas palabras del poeta:

Maldito seas, oh Dios, a quien hemos rezado

En el frío del invierno y los tormentos del hambre…

Hemos esperado y esperado en vano;

¡Nos ha engañado, nos ha engañado y nos ha limitado!

Esperemos que las masas ya no se dejen engañar y embaucar, sino que llegue el día en que los crucifijos y los santos sean arrojados al fuego, los cálices y las hostias se conviertan en objetos útiles, las iglesias se transformen en salas de conciertos, teatros o salones de actos o, en caso de que no puedan servir para este fin, en graneros y establos de caballos. Esperemos que llegue el día en que el pueblo, iluminado esta vez, no entienda que esa transformación no se haya producido ya hace tiempo. Esta forma de actuar, corta y concisa, sólo se practicará, naturalmente, cuando estalle la REVOLUCIÓN SOCIAL que se avecina, es decir, cuando los cómplices de la pre-camisa de fuerza: los principios, los burócratas y los capitalistas, sean barridos y el Estado y la Iglesia sean barridos radicalmente.
Johann Most, “La Peste religieuse” (1892). Precedido por notas biográficas publicadas en 1906 por Luigi Galleani en la “Cronaca Sovversiva”. Notes biographiques

Qui numquam quievit quiescit. (El que nunca ha descansado, descansa).
La idea libertaria ha perdido en los últimos años, con Elie y Elisée Reclus, dos de sus más gloriosos intérpretes, dos gigantes del pensamiento que, después de haber recogido en humo y sangre en las barricadas sumergidas de la Comuna nuestra bandera rebelde, la levantaron tan alto, la enarbolaron con tanto valor, la rodearon de tanta luz, La plantó tan lejos en el escarpado camino del futuro y reunió una simpatía tan grande y profunda de pensadores y eruditos, y así un sólido monumento de contribución positiva y científica, que nuestra fe despreciada y vilipendiada hace 30 años como una aberración perturbadora de salvajes iconoclastas, es hoy una doctrina social que se estudia y discute aunque sea perseguida y contestada.


En los últimos días ha perdido a su más ardiente y completo apóstol en el proletariado internacional en Johann Most.

Porque Johann Most entregó a la propaganda revolucionaria del anarquismo durante cuarenta años, desde su juventud hasta la última hora de su vida, los inagotables tesoros de su maravillosa naturaleza de filósofo y artista, de científico, de poeta, de orador, de hombre de acción sin escrúpulos y sin miedo.

Nacido en Aisburgo (Baviera) el 15 de febrero de 1846, era hijo de gente pobre. Su infancia fue la triste infancia de todos los niños pobres que son arrancados de las caricias de sus madres por la pobreza y arrojados a fábricas, obras y oficinas en busca de trabajo y golpes, lágrimas y pan. Johann Most era encuadernador: y si de niño obtuvo poco alimento para su estómago con su trabajo, pudo satisfacer, felizmente, la ardiente sed de conocimiento y aprendizaje que lo atormentó toda su vida y que, incluso en los últimos años de su vida, lo sumergió impacientemente en el último libro de ciencia, literatura y arte. Los volúmenes de Proudhon y de Lassalle, de Bukle y de Darwin, de Strauss y de Feurbach, todos los libros que pasaron por sus manos en la encuadernación, robados por la tarde y leídos ávidamente por la noche en su pobre buhardilla, maduraron su conciencia, armaron su fe, su mente y su discurso con la audacia iconoclasta de la que más tarde nos daría un ejemplo constante e inimitable.

A la edad de veinte años su horror a todas las mentiras convencionales le abrió por primera vez la puerta de las cárceles imperiales, desde donde comenzó su obstinado peregrinaje por las penitenciarías de todas las naciones llamadas civilizadas. En una discusión pública con un sacerdote, anticipando su Peste Religiosa, infligió y derribó a su oponente con una ráfaga de argumentos convincentes, citas y… bofetadas. Cumplió un duro año de prisión y reanudó su sacerdocio de protesta en Austria, cobrando cuatro años de trabajos forzados por lèse majesté (alta traición) y expiando en la fortaleza de Suben. Tras su liberación, fundó un periódico en Chemnitz, que fue suprimido al cabo de un año por los censores imperiales, que lo enviaron a la cárcel para que reflexionara sobre las desastrosas consecuencias, en los países constitucionales y civilizados, de un excesivo amor por la verdad y la libertad. Volvió a empezar en Viena, donde fue condenado de nuevo y finalmente expulsado.

Regresó a Alemania, viajó por toda Sajonia, haciendo sonar el himno de la nueva fe en todos los centros industriales más importantes, y fundó la Prensa Libre en Berlín. Las confiscaciones, detenciones y condenas fueron innumerables; recibió tantos años de prisión que la indignación popular levantó su candidatura en protesta en todos los centros proletarios, abriendo las puertas de las cárceles y las del Parlamento para Johann Most el mismo día.

Salvo que su fundamental y firme repugnancia por cualquier actitud legalista y pacifista de agitación le hacía inadecuado para el cargo, mientras que, por otro lado, la gran simpatía que le producía aparecer rodeado del proletariado alemán despertaba la codicia, la ira y las excomuniones del que siempre llamó el Liebneckt & Co. [1] que lo había expulsado del Partido Socialista.

Durante este período, se produjeron los ataques de Hoedel y Nobiling contra el gran emperador, [2] y Most, sospechoso de haberlos incitado, fue desterrado.

Así, pudo saborear las delicias de la civilización republicana en Suiza y en Francia, donde, como tributo a la libertad de pensamiento y de expresión, cumplió varios años de prisión por ciertas conferencias y por su famosa conmemoración de la Comuna, y finalmente fue desterrado de por vida.

Reapareció en Inglaterra y en 1879 fundó en Londres el periódico Freiheit, que durante dos años no le dio excesivos problemas.

Pero el 13 de marzo de 1881, habiendo celebrado con un artículo muy violento el asesinato de Sofía Perovskaya [3] y de Rissakoff [4], deseando que todos los tiranos del mundo acaben de la misma forma agradable en que fue ejecutado Alejandro II de Rusia, ante la denuncia unánime de los embajadores ruso e inglés, fue llevado ante los jueces y condenado a un año y medio de trabajos forzados, de los que salió absuelto en el correccional de Milford.

Tras su liberación, emigró a América con su periódico Freiheit a principios de 1882. Es superfluo hablar de sus obras en este país: bastará recordar como testimonio de su maravillosa actividad propagandística que fue, junto con Parsons, Fischer, Schwab, Fielden, uno de los más audaces inspiradores y uno de los más inteligentes y decididos organizadores de aquella agitación por las ocho horas que, iniciada en la Convención Anual de la Federación de Sindicatos Organizados de Estados Unidos y Canadá, en octubre de 1884, fue violentamente reprimida en la horca de Chicago el 11 de noviembre de 1887, pero sigue siendo hasta hoy el mayor experimento de acción directa, el más enérgico intento de presión popular sobre los poderes públicos, y permanecerá en la memoria y en la mente de los trabajadores del mundo como el episodio más trágico de su lento pero fatal ascenso hacia el bienestar y la libertad.

La tormenta reaccionaria de 1887 no perdonó a Most, que durante mucho tiempo había aparecido en los informes policiales como una persona mal dispuesta, y si pudo escapar de la soga de los Grinnels, los Ryces, los Bonfields y los Garies, en Nueva York recibió un año de trabajos forzados, que pasó en Black Island, por su orgullosa protesta contra el asesinato de Chicago.

Las condenas, las persecuciones, las miserias, son la cadena sobre la que se teje toda su tumultuosa existencia, nunca lo doblegaron, ni disminuyeron la vehemente e irreductible exuberancia de su indomable energía.

Así lo demuestran su Freiheit, los diabólicos opúsculos, los poemas que vibran de entusiasmo y fuerza, las innumerables conferencias maravillosamente evocadoras, los dramáticos cuentos, los soberbios himnos que escribió con la mejor sangre de su mente, interpretado con una fuerza dramática inalcanzable y dicho con una locuacidad original e infernal, y que resonó y se dispersó, sin asentarse nunca, de mar a mar brillante por todos los Estados Unidos, durante trece años, hasta que el atentado contra Czolgosz le hizo volver durante otro año a la tenebrosa penitenciaría de Black Island.

El día después de la ejecución de McKinley, cuando la reacción más feroz estaba en pleno apogeo y los policías se apoderaron de toda la redacción de la Free Society y apalearon a Emma Goldmann en las calles de Chicago, y la imprecación ebria del linchamiento por vocación y tradición se alzaba en el aire turbulento de las pasiones y los odios salvajes- Johann Most escribió, en efecto, ya viejo pero con plena conciencia del acto que realizaba, de la temeridad que afirmaba, de las persecuciones que se desatarían:

“Los déspotas son bandidos: perdonarlos sería un crimen. Mientras recurran a la emboscada, el veneno y el asesinato cada vez que les sean útiles, la emboscada, el veneno y el asesinato debemos devolverlos. Y cualquiera que tenga la oportunidad debe hacerlo.
“Quien esté al otro lado de la línea que separa el campo de los explotadores y opresores del de los explotados y oprimidos debe ser desterrado. Que el pueblo se tome la justicia por su mano, y nosotros también gritamos: ¡asesinen a los asesinos! Salvar a la humanidad con hierro y sangre, con veneno y dinamita.
Son sugerencias que pueden ser discutidas, que los rectos -también los hay entre los anarquistas, sobre todo en ciertos momentos psicológicos- pueden desautorizar o repudiar, pero que atestiguan el incuestionable valor de Most y lo muestran a los sesenta años, después de cuarenta de lucha, persecución, desengaño y miseria, como era a los veinte, como fue siempre desde la primera hasta la última hora de su vida.

En Boston, hace unas semanas, conmemorando el Domingo Rojo [5] en el Paine Memorial Hall ante varios miles de oyentes, se esperaba, en presencia de policías libidinosos con la violencia y la bestialidad, que Nicolás II de Rusia corriera la misma suerte que ese chacal Von Plehwe, [6] un canalla que en un solo año había deportado a Siberia, sin juicio, a más de treinta mil ciudadanos.

Si no hubiera demasiado espacio, y si estos simples apuntes crono-biográficos no hubieran ocupado ya demasiado espacio en nuestra pobre hoja de propaganda, quisiéramos hablar largamente de las cualidades particulares del sacerdocio libertario de Most en estos países, porque en su reacción constante, vital, práctica y auténticamente revolucionaria contra reacción práctica y auténticamente revolucionaria frente al anarquismo autóctono exclusivamente abstracto, doctrinario y académico, radica el valor singular de su obra y el motivo de la gratitud y la profunda reverencia que le debemos, para que su memoria esté perpetuamente rodeada por todo espíritu libre y todo luchador sincero.

Nos reservamos el derecho de hacerlo en un próximo número, y nos unimos al inmenso dolor que en estos momentos desgarra a su compañero, a sus hijos y a la gran familia de los numerosos amigos de Johann Most, y estamos seguros de interpretar el sentimiento unánime de los compañeros italianos en América al inclinarse ante la urna en la que yace el que nunca descansó, ante la bandera que entre sus rojos pliegues acogió todos sus amores y escalofríos, y acoge toda nuestra fe y todas las generosas aspiraciones de los sufrientes y explotados, y que nunca nadie ondeó con tanta energía, con tanto valor, con tanta abnegación.

Luigi Galleani, 24 de marzo de 1906


Johann Most, 1892

[1] Wilhelm Liebknecht Bebel, estrecho colaborador de Karl Marx, fundó el Partido Popular de Sajonia en 1866 y el Partido Obrero Socialdemócrata Alemán en 1869, que se convirtió en el Partido Socialdemócrata (SPD) en 1890.

[2] El 11 de mayo de 1878, Max Hödel, un fontanero anarquista alemán de 21 años, intentó asesinar al káiser Guillermo I con un revólver, fracasó y fue decapitado dos meses después. El 2 de junio, Karl Nobiling, un anarquista de familia acomodada que acababa de doctorarse en filosofía, intentó asesinar al emperador, pero sólo consiguió herirlo. Murió tres meses después en la cárcel. Tras estos dos intentos, el canciller Bismarck promulgó las llamadas leyes antisocialistas que prohibían, entre otras cosas, las organizaciones socialistas y socialdemócratas.

[3] Sofia Perovskaya, miembro de la organización terrorista revolucionaria Narodnaya Volya, organizó el atentado en el que murió el zar Alejandro II en 1881. Antes, ya había participado en varios intentos de atentado. Fue ahorcada por regicidio el 3 de abril de 1881.

[4] Compañero de Perovskaya, participó en el atentado contra el zar y también fue ejecutado.

[5] El 22 de enero de 1905, una marea humana, con el telón de fondo de una huelga masiva, se manifestó hacia el Palacio de Invierno, donde residía el zar Nicolás II, en silencio y con la intención de transmitir pacíficamente sus quejas al “Padrecito” a través del sacerdote Gapone. Pero el ejército disparó contra la multitud, matando a cientos de personas. Este día, recordado como el Domingo Rojo, también marcó el inicio de la Revolución de 1905.

[6] Von Plehwe fue director de la policía del zar y más tarde ministro del Interior. Tras haber escapado a un intento de asesinato el año anterior, murió en la explosión de la bomba de Igor Sazonov el 15 de julio de 1904 en San Petersburgo, un atentado ordenado y organizado por la Organisation de Combat des Socialistes Révolutionnaires.

[7] El Kaiser Wilhelm es llamado así por una gran parte del pueblo alemán para recordar su huida en 1848, bajo el nombre de Lehman, post cobarde.

[8] Alusión a un poema de Schiller.

FUENTE: Biblioteca Anarquista

Traducido por Joya